01 de agosto del 2017

Semillas

Un alimento que tenemos muy olvidado y que aporta gran cantidad de nutrientes.
Redacción por: Sandra Estrada

Uno de los alimentos de donde saco parte de mi proteína y grasa, además de fibra, vitaminas y minerales, es de las semillas.  Parece increíble pero, por ejemplo, dos cucharadas de semilla de cáñamo (hemp) nos aportan cerca de 10 gramos de proteína completa, y el ajonjolí es una muy buena fuente de calcio (88 mg en una cucharada).  No acostumbramos mucho consumirlas y creo que es porque no sabemos ni cómo, así que aquí te dejo algunos tips que a mí me han servido para consumir más de estas maravillosas capsulitas de nutrientes.

 

Primero que nada, debido a sus aceites que se enrancian, necesitan guardarse del calor, de la humedad, del aire y de la luz.  Lo mejor es guardarlas en el refrigerador, en un bote de vidrio hermético.  Después, hay que planear a qué se las podemos agregar, como sopas, ensaladas o smoothies.

 

Una manera que a mí me ha servido es en un bote de vidrio que selle muy bien poner 1/4 de semilla de girasol, 1/4 semilla de calabaza, 1/4 semilla de ajonjolí (con cutícula, que también tiene muchos nutrientes) y 1/4 semilla de hemp.   Agito y mezclo y de aquí voy sacando para mis ensaladas, sopas, etc.  Además de sus nutrientes, me gusta el “crunch” que le dan.

 

La linaza no la agrego a esta mezcla porque ésta hay que molerla para poderla aprovechar. De otra manera, desaprovechas mucho sus nutrientes ya que tu cuerpo no la rompe, y así enterita como entra, o sale, o se queda atorada en el apéndice (y no te ayuda nada que sea tan dura, resinosa y puntiaguda).  Así es que esa ponla en otro botecito de vidrio.  Si la compras entera, muélela en procesador de alimentos o una licuadora potente, y guárdala.  Eso sería lo mejor pues se oxida rápidamente. Si no tienes cómo molerla, cómprala ya molida, pero empacada al vacío y en un empaque oscuro.

 

La chia está en otro bote distinto porque necesita remojo, lo cual hace sus nutrientes mucho más asimilables . La chia es fibra soluble que absorbe el líquido en el que esté, así que la verás crecer hasta diez veces su tamaño, siendo muy buena para dar una sensación de saciedad y energía durante largos períodos. Puedes crear un gel de chia mezclando 1/3 T de chia y 2 T de agua en un bote de vidrio y agitando.   En diez minutos se absorberá el agua y se formará el gel, el cual puedes usar para tus jugos, smoothies, limonada, sopas, etc. Dura hasta tres semanas en refrigerador. Otra opción es guardarla en seco y cada vez que la agregues a tu jugo, smoothie, etc., esperar 15-20 minutos para que se infle antes de comértela.   La linaza como la chia y como el hemp, tiene muchísimo omega 3. Así que consumir una cucharada al día es ideal.

 

Otras maneras en que puedes consumir semillas es en muesli (mezcla de semillas con una lechada vegetal, cuadritos de manzana y miel), galletas o barritas caseras, avena, granola, smoothie bowls, o simplemente en un pudín de chía. En mi blog www.puntoequilibrio.net y otras fuentes de internet puedes encontrar muchísimas recetas.  El chiste es consumirlas, así que espero que encuentres maneras de integrarlas a tu estilo de alimentación que te gusten y que te funcionen.

 

¡Saludos!

 

 

 
Notas Relacionadas
  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    viernes 22 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •