Foodie: Taste N Tell

Bárbara Chávez y Faride Guzmán platican un poco de cómo iniciaron esta cuenta.
Redacción por: Fernanda Sánchez Mirabal
Fotografía por: cortesía Taste N Tell

 

Faride Guzmán y Bárbara Chávez, estudiantes universitarias de 19 y 20 años, se han posicionado como un referente de la gastronomía local en Monterrey y el Área Metropolitana a través de la cuenta Taste N Tell, que tiene más de 23 mil seguidores.

 

Su amistad y trayecto compartido como foodies comenzó con una funda. Faride, estudiante de derecho y finanzas y fiel seguidora de Taste N Tell desde el comienzo, se percató un día en clase que una niña tenía una funda para celular con el diseño de esta cuenta. Fue así como conoció a la creadora de una de sus mayores inspiraciones en el mundo culinario de su lugar de origen. A partir de ahí, la amistad se afianzó entre proyectos y anécdotas compartidas sobre restaurantes, postres y tendencias culinarias. “Era un lenguaje que entendíamos las dos”, agrega Bárbara, quien estudia creación y desarrollo de empresas.

 

Casi dos años antes de aquel encuentro, Bárbara decidió crear una cuenta para plasmar su fascinación por visitar lugares nuevos y compartirlos en redes sociales – lo cual ya la había posicionado como un punto de referencia en el ámbito gastronómico dentro de su círculo cercano. El 25 de junio de 2015 nació Taste N Tell.

 

 

 

¿Cuál fue su primer acercamiento a la gastronomía?
Bárbara: Yo creo que la repostería. me encanta todo lo dulce. Para mí el desayuno es la mejor comida del día y de chiquita con mi abuelita cocinaba pasteles. De chiquita decía “Quiero ser chef”.

 

Faride: Hasta antes de entrar a carrera hace un año iba a estudiar gastronomía. Desde chiquita me gustó la cocina. Con mi mamá cocinaba pasteles y todo, entonces siempre dije que quería ser chef. Mi mamá me enseñó muchísimo a conocer, no enfocarte en lo que ya está súper comercializado.

 

Como panadera auxiliar en Carlotta Panadería Mexicana, Faride adquirió conocimiento sobre las múltiples formas de preparar pan, a la par que expresaba su pasión por la cocina.

 

A medida que la cuenta crecía, y sin alguien que le ayudara, el trabajo se hizo cada vez más pesado para Bárbara. El conectar con Faride en clase fue el momento preciso para repartir las tareas e impulsar a Taste N Tell en alcance, dando paso a una transformación de la cuenta. Más que un pasatiempo, se convertiría en un negocio.

 

“Mi panadería favorita es Mille Délices. Tienen como un corcho donde te toman una foto y en nuestra primera junta nos la tomaron y la pegamos ahí. Eso fue el comienzo de la nueva etapa del blog”, recuerda Bárbara.

 

El éxito de una cuenta como Taste N Tell depende de constancia, disciplina, organización, interacción con los seguidores y, sobre todo, pasión por la comida. Entre rutinas que implican ir a clases, hacer tarea, ejercitarse, entrenar hip hop (en el caso de Bárbara), visitar despachos (en el caso de Faride) y tener tiempo para socializar, estas foodies administran las labores que conlleva su trabajo: visitas a clientes, tomar y editar fotografías o planificar publicaciones.  Las degustaciones poco a poco se han enraizado en sus rutinas.

 

“Las dos somos muy iguales en cuanto a organización. Andamos con nuestras agendas para todos lados, entonces cualquier cosa que se tenga que hacer, se hace. Al final de cuentas somos la misma persona dentro del blog, independientemente de que yo lo haya empezado”, dice Bárbara.

 

 

 

¿Cómo eligen los restaurantes?
Faride: Tratamos de que a nosotras nos guste. Nunca vamos a promocionar algo que no nos gusta o que no vaya con el giro de lo que estamos haciendo.

 

Bárbara: Cuidamos mucho que se mantenga en el margen de que sea algo artesanal o local, no tanto algo comercial porque no es el fin. El propósito que tenemos en el blog es fomentar el consumo local, que la gente sepa lo que hay aquí.

 

¿Qué implica ser foodie?
Bárbara: Un amante de la comida. es no tener miedo a probar cosas nuevas. Tanto la experiencia como la comida deben ser algo que complemente en sí al foodie.

 

Faride: Amor a la comida, que te apasione el hecho de comer y que digas “Prefiero comer a estar haciendo otra cosa”. Es el arte de la comida: los sabores, todas las texturas.

 

En lugar de seguir un patrón, en cada publicación de Taste N Tell se percibe un estilo que cuida la transmisión de la experiencia más allá del platillo. El espíritu de sus fotografías y las historias en Instagram las caracteriza, y su secreto está en la producción y edición. Nada con estas dos foodies es instantáneo o improvisado.

 

 

 

A largo plazo, las administradoras de Taste N Tell buscan tener más alcance en otras redes sociales, como Facebook y YouTube, para trascender la categoría de bloggers. Lograrlo implica analizar tendencias, establecer y mantener vínculos con los seguidores, así como una constante actualización en el mundo de la gastronomía local.

 

Dentro de las transformaciones que han detectado en este ámbito, sin duda la apertura que tienen las personas a nuevos conceptos y lugares ha sido la de mayor impacto. Esta realidad implica un crecimiento seguro y a la par más trabajo para ellas.

 

“Siento que Monterrey se la está jugando bien recio para ganarles o mínimo para estar tablas. Están abriendo demasiados restaurantes, demasiados tipos de conceptos gastronómicos”, comenta Bárbara. “Cada uno con su toque”, añade Faride.

 

Los contactos y el trato con la gente son las mayores satisfacciones que este proyecto les ha brindado. En dos años de trayectoria han sido contactadas por restaurantes de otros estados de la República para degustar sus platillos, lo que reafirma su consolidación como punto de referencia en materia culinaria.

 

¿Qué se llevan de ser foodies?
Bárbara: Nos abrimos un poquito más a pensar diferente, probar cosas nuevas, escuchar consejos, opiniones e ideas diferentes.

 

Faride: Conocer nuevos conceptos, lo que piensa la gente. Los dueños que te van contando cómo surgió o qué quieren llegar a ser, sus nuevos proyectos.

 

 

 

+info
instagram @tastentellmx

 

 

 

 
Notas Relacionadas
  • Charly's Taquitos

    Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
    Recomendaciones
    sábado 18 de noviembre 2017
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •