Rudy Joffroy

Como restaurantero o cocinero aficionado, la comida ha marcado la vida de Rudy Joffroy en formas diferentes.
Redacción por: Cecilia Vázquez
Fotografía por: Juan Rodrigo Llaguno

 

Desde su participación en una app gastronómica hasta sus viajes culinarios, como restaurantero o como cocinero aficionado, la comida ha marcado la vida de Rudy Joffroy en mil formas diferentes.

 

Rudy Joffroy tiene una agencia de medios y mercadotecnia pero, además de su familia y su trabajo, puede decirse que la gastronomía es otra de las pasiones que ha ido marcando su vida en distintos aspectos.

 

El sonorense, que se considera regio de corazón, tiene un libro con los top 100 restaurantes para foodies y los va tachando cada que visita uno, le gusta enseñar a sus amigos a preparar sus tacos con tiempo y dedicación, es uno de los fundadores de la Sociedad Gastronómica de Monterrey, y en cada viaje se asegura de investigar lo que quiere degustar y los mejores lugares para hacerlo.

 

“Cada comida y cada bebida es un aprendizaje y experiencia, siempre y cuando estés consciente”, asegura Joffroy, “es un movimiento en el que vamos adiestrando el paladar, hasta echarle ganas a tomar las fotos (de comida)”.

 

Después de 15 años de dedicarse al cine, Rudy decidió poner un negocio que le permitiera quedarse en un solo lugar. Cuando tuvo su primer hijo, abrió el Mirai en su natal Nogales junto a su esposa Marcela, restaurante en el que permanecería por tres años. Esta experiencia lo llevó a conocer del negocio culinario y a saber hacer sushi, filetear pescados y demás.

 

También en Sonora comenzó un blog en el que hablaba de todo tipo de comida. Y desde entonces empezó a tomar fotos de platillos, costumbre que continuó a su vuelta a Monterrey. Por dicha presencia en redes sociales, sus amigos y seguidores pensaban que trabajaba con diferentes restaurantes, algunos de los cuales sólo visitaba como comensal.

 

Lo que es cierto es que muchos de los negocios con los que ha colaborado su actual agencia son establecimientos gastronómicos, como Bardot, La Felix, Chino Latino, Kampai y muchos más. La cocina asiática es su favorita y se ha involucrado de una manera u otra en la misma. Es compadre de Jorge Ureña, de Kampai, grupo con el que trabajó desde 1999. Éste además es el restaurante favorito de su hija, a quien Rudy lleva a probar sushi a diferentes partes.

 

También con Ureña y con Héctor Mijangos es socio y asesor de la app para foodies Yummmie*. La campaña para la aplicación saldrá hasta el próximo año pero ya cuenta con más de 10 mil usuarios y puede ser usada también fuera de México. Y, entre otros de los proyectos gastronómicos de Rudy, se encuentra su participación en el mezcal oaxaqueño San Cosme. Desde hace casi dos años ha logrado, junto con sus socios, introducirlo a los mejores restaurantes de la ciudad, además que la marca ya se exportaba fuera del país.

 

¿De dónde viene tu amor por la comida?
Siempre fui de buen comer. Siempre la comida de casa es la mejor, la de tu madre. Pero también a través de mi papá tuve el privilegio de poder viajar mucho desde muy chico. A él siempre le gustó viajar y comer y nos tocaba ir a buenos restaurantes. Me acuerdo a muy temprana edad probar el sushi por primera vez cuando yo creo que en México ni existía. No me acuerdo el nombre pero fue en un restaurancito en Vail, Colorado, en un viaje de esquí. Él siempre nos inculcó los buenos restaurantes, probar comida francesa, el escargot, a no tenerle miedo al caracol. Cuando empecé a viajar por mí mismo, hacía los viajes muy bien planeados buscando estos buenos restaurantes.

 

¿Tú cocinas?
De estudiante, lo típico, nos hacíamos nuestra propia comida y me di cuenta que no me salía tan mal. Hacía experimentos de una quesadilla con un poco más de cariño, hasta el mismo sándwich. De casado me he involucrado también mucho en la cocina. Era muy fanático de, cuando estaba viviendo en Estados Unidos, todos los programas de Food Network. Cuando empezó Top Chef, toda esta nueva gama de un poco más atención a la cuestión gastronómica. De ahí me inspiraba mucho para cocinar en casa, lo único es que mi mujer se quejaba de que hacía mucho cochinero. Me decía “no eres Emeril Lagasse, no tienes que tirar la sal de tres metros atrás”. Pero a pesar de eso, a Marcela, mi esposa, le gusta mucho cómo cocino y para mí siempre fue como tiempo muy mío, estar en la cocina, preparar, ir a hacer las compras específicas para lo que iba a cocinar, la ejecución en sí, era tiempo para mí de relajación y meditación.

 

¿Qué tipo de comida prefieres?
Siempre tuve cariño por la comida asiática y a Marcela y a mí nos encanta la comida oriental. De nuestros platillos favoritos es el pad thai, que lamentablemente en Monterrey no tenemos un restaurante tailandés per se. Han llegado y se han ido. Creo que P.F. Chang’s ofrece uno que no está mal, creo que el Oriental hace un intento también, pero no hay uno auténtico. Nos encanta el curry verde. Como pareja, desde novios, nos atrae esa cocina. La japonesa sin duda es nuestra favorita. Me encanta la china pero a ella no tanto. Me encanta el pho vietnamita, el sushi, los sashimis.

 

¿Cuál es tu restaurante favorito?
Para mí, no nada más de comida japonesa, pero el mejor restaurante, punto, en experiencia, en atmósfera, en servicio, calidad de comida, ambiente, es Señor Tanaka, sin duda. Tiene que ver que es cocina japonesa y que lo he vivido desde que nació a través de Jorge Ureña, con platillos que nunca llegaron al menú, hasta experimentos con el mismo chef. Me ha tocado que invito gente o me toca que me digan que yo pida, y la gente dice “has de cuenta que vengo por primera vez”, porque muchos se van por los platillos típicos, lo que ven en el menú o recomienda el mesero. Y realmente tiene unos platillos impresionantes y las mil combinaciones que puedes hacer con ellos, al family style, que me gusta mucho.

 

¿Qué pides en el Señor Tanaka?
Depende del humor pero me encanta empezar con unas tostaditas de atún aleta azul que son deliciosas, las crab claws a la mantequilla y chipotle, una cosa maravillosa. Un platillo que se trajeron del Kitchöan Robata Bar, que lamentablemente cerró – creo que estuvo muy adelantado para su momento- es uno coreano, el bibimbap, una versión diferente al tradicional que normalmente trae huevo. Es arroz con verduras y res que viene en un bowl de piedra hirviendo. Hago un ritual con las cucharas, aplasto todo el arroz y lo dejo como cinco minutos, se ahoga y las orillas se hacen crujientes.

 

Ni se diga el huachinango tempura, con una salsita avinagrada, cilantro, serrano, cebolla morada, me encanta. La ensalada Alaskan king crab. Los sashimis siempre van cambiando, me gusta pedir el más fresco, con las salsas que hacen ahí o como vienen los pido. El hamachi serrano es uno de los clásicos, pero sugiero que pidan novedades que trae el señor Ureña porque hace experimentos que no están en le menú pero que están listos para servir. El róbalo chileno en salsa de caramelo con habanero, no lo  puedes creer ese platillo y poca gente lo conoce, el pescado está hecho a la perfección, viene con bean sprouts avinagrados.

 

¿A qué restaurantes vas en el DF?
En el DF mis favoritos son Rosetta, Maximo Bistrot y Pujol. Pero para mí el mejor restaurante de comida japonesa en México se llama Yoshimi, adentro del Hyatt en Polanco. Lo más rico y fresco que hay, muy tradicional. Tengo una oficina en México y a veces me quedaba ahí. Un amigo me llevó hace tres años y desde entonces no hay viaje que hago a México sin comer ahí, aunque esté yo solo. Me siento en la barra, pido mis piezas, mi cono, cerveza, sake y vámonos.

 

¿Cuál ha sido tu mejor viaje gastronómico?
Acabo de cumplir 40 años e hice un viaje especial. Nos fuimos tres parejas al Valle de Guadalupe. Jalé todos los contactos para que nos recibiera Roberto Alcocer en Malva, nos hizo una cena especial. Fuimos a los viñedos favoritos que tenemos, Finca La Carrodilla, que es para mí el mejor vino mexicano ahorita. Fuimos con Humberto Áviles a TrasLomita a comer un manjar impresionante. Nos hizo de cenar en Monte Xanic Diego Hernández de Corazón de Tierra. Drew Deckman en Deckman’s. Nos fuimos a las carretas del borrego tatemado, buenísimo. Fuimos a Corazón de Tierra. Ha sido de los mejores viajes del mundo y de mi vida.

 

Visitamos a la Guerrerense, el puesto de las tostadas de marisco fresco y las chocolatas. Se hizo famosa porque Anthony Bourdain hizo uno de sus shows a Baja California, se sentó con la Guerrerense. Ahorita vas y hay cola, vende sus salsas, pero es famosa con razón porque tiene unos mariscos de chocolata con erizo, una cosa impresionante. Compras una cerveza en el Oxxo, te sientas ahí, y comes a más no poder. El Güero, al lado, tiene campechanas con pulpo, camarón, ostión, almeja.

 

¿Qué otros lugares has conocido de viaje?
Siempre procuro planear un viaje con tiempo, con restaurantes que quiero conocer, procuro ir a uno top. Hace poco hice un viaje a Chicago, dije tengo que conocer Alinea de Grant Achatz, Girl and the Goat, que también era fan. En whatsapp me comparten tips, nada como una recomendación personal. Me encanta una o dos veces al año ir a estos restaurantes de autor súper especiales, tipo el Per Se. El año pasado fui a Atera, en Nueva York, un restaurancito de 16 comensales, 13 tiempos con pairing, una cosa espectacular.

 

¿Cuál es la mejor hamburguesa para ti?
Soy súper hamburguesero y estoy siempre en busca de la mejor. Hay diferentes estilos y gustos. A mí me gusta la que llaman “all american”, que puedes disfrutar sin que lleve kobe, foie gras. También me gustan esas pero la clásica para pedir a domicilio siempre la busco. Soy terco en que la mejor a domicilio es la de El Papalote. El pan está fluffy y bien hecho, la carne está en su punto, la verdura te la traen empacada aparte, un buen queso. No la puedo comparar con la del Xbox, porque es otra experiencia. Es constante y siempre es buena. Es un enigma que en Monterrey no hay la que se conozca como la mejor. Xbox me encantan las hamburguesitas y la de kobe. La de Mercurio me han dicho que está buena pero no la he probado. La del Bardot, Mr. Brown también.

 

Una vez me aventé un tour de hamburgesas por San Diego, fui al Hodad’s, al Burger Lounge. Al final en Estados Unidos tienen el In-N-Out, Five Guys, el top de esas es Five Guys. No hay una así aquí, simple y sencilla.

 

¿Tienes tacos favoritos?
Traigo de moda la barbacoa de Chez en Vasconcelos, súper limpia y serviciazo. Súper precio porque la puedes pedir a domicilio, en tacos mis niños la devoran, el chicharrón es buenísimo. Fuimos de viaje por el mar de Cortés y me llevé barbacoa y chicharrón del Chez, desayunábamos en alta mar. Me encanta la Taquería Orinoco, soy mega fan, desde el lugar, la estética, la calidad de los tacos, la propuesta diferente, el chicharrón prensado. Pido la campechana y que le pongan chicharrón prensado, las costras están muy buenas, el taquito al pastor, el de filete y el de chicharrón en harina, le pones tzatziki, que es yogurt con pepino. Donde estaba La Marisquera abrieron los tacos Sonora, los Gyros de 1992, me encanta la tripita de leche sonorense. Tienen el cubano, un gyro en tortilla de harina gratinado, el servicio es buenísimo y la barra de salsas.

 

¿Dónde te gusta desayunar?
Una grata sorpresa es el Santa Cruz en Centrito, está al lado del Big Slice y el Señor Latino. Arriba tiene una terrazita bien bonita, tienen súper buen café, jugo de naranja que exprimen ahí. Hacen de brisquet los taquitos, chilaquiles, huevos pochados, desayunos muy buenos. El brisquet lo hacen con cariño y es de calidad.

 

¿Qué te gusta tomar?
Me encanta el vino, no pretendo saber mucho pero lo disfruto y trato de aprender. El vino mexicano de La Carrodilla, se me hace el mejor, el cabernet sauvignon, tengo casi el año tomándolo. Otro es el Don Leo, hace una mezcla de cabernet shiraz que me gusta. Me gusta la cerveza Bocanegra, Carta Blanca, son mis dos favoritas ahorita. La ginebra, tomo Hendrick’s, con agua mineral, twist de limón y pepino.

 

 

Reproducido 160 veces.
 
Notas Relacionadas
  • Charly's Taquitos

    Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
    Recomendaciones
    domingo 18 de febrero 2018
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •