Marcela Córdova

La foodie de Ando Probando equilibra su vida como diseñadora de interiores y empresaria gastronómica.
Redacción por: Fernanda Sánchez Mirabal
Fotografía por: cortesía Ando Probando

 

Para muchos, la gastronomía se lleva en la sangre. Es precisamente de la familia – su abuela, madre y hermana mayor son chefs – donde nace el interés por esta forma de arte para Marcela, de 27 años. Su labor como foodie en Ando Probando es el punto que equilibra su vida como diseñadora de interiores y empresaria gastronómica.

 

El gusto por la exploración culinaria se remonta a su infancia. Desde que tiene memoria, cualquier reunión o festejo era la oportunidad perfecta para probar nuevas recetas. A pesar de querer alejarse un poco de la cocina optando por el diseño de interiores, terminó reincorporando esta pasión a su vida al abrir una heladería.

 

Su madre, quien maneja una academia de cocina en Piedras Negras, Coahuila, la inició en este oficio sin darse cuenta. Fue a partir de una recopilación de recuerdos de las visitas que realizaba a Monterrey que decidió crear Ando Probando en mayo del 2015.

 

“Cada que mi mamá venía, quería que la llevara a un lugar nuevo o que le mandara fotos de cosas nuevas”, recuerda Marcela. “Unas amigas me dijeron que empezara a subir las fotos a Instagram porque tomaba fotos padres y me gusta ir a conocer lugares, así empezó”.

 

El pan de elote con cajeta y nuez caramelizada de La Catarina fue la publicación que la estrenó como foodie. Este restaurante, “un clásico que nunca pasa de moda” para ella, es uno de sus lugares favoritos.

 

Los platillos que ofrecían espacios nuevos como Cien28, La Mora Rosa y The Secret Donut Society – vistos desde los ojos y el paladar de Marcela – fueron dándole forma a la cuenta que, dos años después, ronda los 30 mil seguidores.

 

¿Qué ha cambiado desde que comenzaste este recorrido?
Al principio vas a un restaurante y tal vez no valoras todo. No te das cuenta de cada detalle que tienen los platillos. (Como foodie) aprendes a valorar más todo el conjunto de un platillo, no solamente vas y lo comes.

 

Con el tiempo, Ando Probando se ha consolidado como referente de la gastronomía local a la par de cuentas que fueron los principales modelos a seguir de Marcela, como Mexican Elite y Todos los Gordos Unidos.

 

¿Platillo favorito?
Los tacos de fideo.

 

En un día normal, Marcela destina la mañana a Ando Probando y por la tarde se dedica a atender clientes o innovar productos en Mars, su heladería. Los postres que ofrece son “de otro planeta” y para todos los gustos. Van desde sándwiches helados de fruity pebbles o red velvet, hasta waffles caseros cubiertos con helados de sabores como gansito, M&M’s, cookie dough o los enigmáticos “cósmica” y “cometa”.

 

Ya sea que le hablen para invitarla a degustar platillos o que localice restaurantes mientras transita las calles, Marcela siempre investiga los espacios en redes sociales antes de una nueva exploración gastronómica, la cual realiza en compañía de su novio o amigas.

 

“Cuando me invitan ya saben quién soy”, dice, “viendo los platillos sí les pido que sea algo muy fotogénico. La gente en Instagram o en Facebook busca fotos que se vean súper antojables. Vemos los platillos más coloridos y que se antojen más, esos son los que probamos y a los que les tomamos fotos”, menciona.

 

Si la visita va por su cuenta, la estrategia es distinta: pregunta por los más vendidos, pide recomendaciones, toma fotos y disfruta. No es hasta el final que devela su identidad a los dueños, para así “tener la experiencia de un consumidor normal”.

 

¿Restaurantes que más frecuentes?
Las Aliadas es un lugar al que siempre voy, casi una vez a la semana. Lo mismo con Cien28, Montacometa o Vasconcelos.

 

La tarea de probar cosas nuevas, descubrir lugares y decidir recomendarlos (o no) con la comunidad de seguidores, es una aventura muy divertida y deliciosa, pero a la vez riesgosa, ya que a partir de estas recomendaciones la gente decide darle o no oportunidad a un platillo o restaurante. Esto, para Marcela, es lo que implica ser una foodie. “Siempre ando diciendo que no subo todo lo que pruebo. Tiene que convencerme de que vale la pena recomendarlo”, asegura.

 

¿Cuál ha sido el platillo más fuera de lo común que has probado?
El más reciente fue egg rolls de chicharrón prensado, que probé en la Fonda San Francisco, del chef Herrera.

 

Ando Probando ha cambiado la perspectiva de Marcela respecto a la gastronomía, permitiéndole revalorar la experiencia de comer. Su consejo, para aquellos que no están familiarizados con la oferta gastronómica local, es salir a probar cosas nuevas y disfrutar la experiencia, que va más allá de la comida.

 

¿Algo que no te guste comer?
La cebolla. Qué triste, es lo único que no me gusta.

 

El futuro de Ando Probando, a los ojos de Marcela, implica crear una aplicación que facilite las visitas gastronómicas y ayude a las personas a recordar todos los lugares que han visto por la calle o que tienen ganas de visitar, pero siempre olvidan. Y, ¿qué mejor que complementar las ubicaciones con fotografías y recomendaciones de una foodie con años de experiencia en gastronomía local?

 

“A mí me pasa, y sé que a mucha gente también, que llegas a un lugar y no sabes qué pedir porque a fuerza necesitas una foto. De la vista nace el amor”, concluye.

 

 

La foodie acompañó a Aldo Roccatti en su visita a Cien 28.

 

 

+ info:
Instagram @andoprobando

 

Mars
Ricardo Covarrubias 3300, Col. La Primavera
Monterrey, Nuevo León

Fb/ marsmty

 

 
Notas Relacionadas
  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    sábado 23 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •