17 de febrero

Sabbath Visuals

Fundado en 2014, el estudio explora nuevos horizontes para un branding especial e único.

Por Fanny Esquivel 

 

Para poder sorprender con un diseño asombroso se necesitan métodos diferentes, buscar nuevas rutas de exploración y elaborar nuevas estéticas. Al menos esa es la creencia que desde 2014 sostiene a Sabbath Visuals. Jorge Zamonsett y Gabriel Méndez empezaron el proyecto, el primero como director creativo y el segundo como diseñador industrial. Actualmente son socios estratégicos de VVS Group en Suiza, a través del cual trabajan con clientes Internacionales de alto calibre. Han colaborado con Borsalino en Italia y Nongfu Spring Co. en China; dentro del país, su portafolio incluye a la UANL, Nikkori, Mrs. White, Colmillo y más.

 

Al hablar sobre la diferencia entre manejar un concepto culinario, en comparación a otros proyectos de diseño, señalaron que la sensibilidad debe ser diferente. “Se debe pensar en un panorama más amplio. Sabemos que este tipo de proyecto gira entorno a un concepto, pero debe ser adaptable a que la mayoría de las personas lo acepten para el éxito del restaurante”, explica Jorge.

 

Uno de sus primeros trabajos y que recuerdan con cariño fue el de crear un nombre atractivo para un vino proveniente del Valle de Guadalupe. Esta parte fue la más difícil, pues éste debía ser efectivo, tradicional y muy mexicano. Al final se decidieron por Sedentario, y para el branding y diseño del empaque se inspiraron en las tradiciones mexicanas. “Se trata de reconocer nuestro origen y decidimos hacerle un tributo a esta tierra de grandes historias y magia ancestral”, señala Jorge. Una paleta de colores en donde predomina el amarillo y verde se combinaron con un marco dorado en la etiqueta y un empaque diseñado como una dinámica de rompecabezas, para lograr una sinergia especial.

 

Otro proyecto del que se sienten orgullosos es el de Fahita Marouseh, un restaurante australiano que combina los sabores de México y el Mediterráneo. Mientras diseñaban el branding y los empaques, uno de los principales limitantes fue el de la diferencia horaria. “El cliente se encontraba en Australia y nuestros horarios son completamente diferentes. La comunicación, planeación y compromiso de ambas partes es fundamental en proyectos internacionales”, comenta Jorge. El diseño partió de la motivación por representar la fusión de culturas como una catálisis de cambio. Los colores naranja, amarillo y verde, así como patrones inspirados en diferentes culturas, derivaron en un empaque extravagante que combina lo vibrante con lo neutral. El resultado es una marca divertida y excéntrica, con mucha alma y humanismo.

 

Para estos y los proyectos a futuro, la fórmula que ha funcionado es la de combinar pasión con orden, comunicación con investigación y dedicación con una atención a los detalles. “Tenemos un proceso de trabajo muy estructurado, el orden es la clave del éxito. Nos apoyamos en la investigación y en la creación de un concepto diferente a cada marca, para de este modo hacerla auténtica”, subrayan.

 
Notas Relacionadas
  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    domingo 24 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •