02 de noviembre

Lo que piensen de mí no es asunto mío

“Ecléctico” se refiere a una combinación de diferentes estilos y épocas.

En arquitectura y diseño de interiores, “ecléctico” se refiere a una combinación de diferentes estilos y épocas. Dicha palabra proviene del verbo griego que en español sería “escoger”.

 

Por algún lugar allá en Tepic, la señora Lola debe estar viendo su casa, mejor dicho, su patio. Estará repasando con la mirada todo lo que tiene. Pensando, tal vez, en lo que ahí se ha vivido o que sigue ocurriendo: alguna fiesta en particular, recuerdos de gente, objetos que se han ido. Lo estará contemplando y lo más probable es que sonría, pues sabe que su patio ya no sólo es eso que tiene enfrente. Ella sabe bien que ese lugar cargado de memoria se ha expandido a ubicaciones que tal vez no conoce, ni le preocupa hacerlo, pues en cada una de ellas, a donde su patio ha llegado, todo será tal como lo está viendo en ese preciso momento: con sus sabores, los colores y el mismo encanto.

 

 

 

“Es ecléctico”, fue la frase que Sergio Mendoza soltó al aire y que alcancé a atrapar mientras platicábamos sobre su restaurante Mi Lola. Y si uno tomara una panorámica del interior, sería más que evidente que el verbo “escoger” es el adecuado para empezar a comprender cómo se fue gestando todo. “Es un tributo a ella”, me comentó, con voz de quien sabe que está llevando a cabo una valiosa misión. Yo seguí la punta de su dedo índice y vi el retrato de su Lola sobre una mesita, justo después de la entrada, la señora que con su modo de vivir nutrió las ideas para el diseño del restaurante que lleva – que grita- su nombre.

 

Estábamos en el brazo de aquel patio que se extendió hasta Escobedo, N.L. El restaurante se ubica al fondo de una calle estrecha, volteándole la cara a una arteria principal (por supuesto, ¿cómo va a estar así nada más expuesto, sin misterio?). Uno llega y lo primero que se topa es una lavadora Easy Combo-Mática que al mismo tiempo es una fuente. “Es nuestro estandarte”, aclara Sergio, sin la menor preocupación de lo que uno pudiera pensar.

 

 

 

Al ser Mi Lola una réplica del patio de la gran mayoría de las casas mexicanas de hace décadas, la lavadora, ahí afuerita, se convierte en el símbolo escogido para su representación. Para entrar hay que abrir la gran media puerta de los colores insignia: turquesa, rojo, rosa y amarillo. Una vez dentro, se puede notar todo el esfuerzo que realizaron los trabajadores (artesanos, así prefiere nombrarlos Mendoza) traídos desde Tepic, y del diseñador Rodrigo Lara. Los muros están fabricados de ladrillos, pero no en el acomodo convencional. La posición de cada uno se alterna y cambia, a la vez que se combina con otros materiales pétreos, blocks y empastados, lo cual hace que las paredes sean por sí mismas una pieza decorativa.

 

Luego están los objetos colocados por todas partes: máquinas de coser Singer, valijas (no se sabe si vacías), discos de vinilo, muebles de madera, sillones antiguos, jaulas sin pájaros pero sí con objetos varios dentro, una Easy más, macetas, herrería vieja, en fin, todo lo que sospechamos que podríamos encontrarnos en el patio de nuestros propios abuelos.  Así es como varias décadas de la segunda mitad del siglo pasado se combinaron – se escogieron-  para dar el mismo efecto de una casa de quien va juntando tiliches y recuerdos sin mucho discernimiento.

 

 

 

Tengo la impresión de que en el letrero de la fachada está la palabra “nuestra”, invisible y por encima del “mi”, de Mi Lola.

 

– Juan Hinojosa

 
Notas Relacionadas
  • Charly's Taquitos

    Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
    Recomendaciones
    jueves 14 de diciembre 2017
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •