01 de septiembre

Kingdome

Diseños por el amor a la comida.

 

Por Elena Urueta

 

Cuando era apenas un estudiante en la Facultad de Artes Visuales, Alejandro Urquidi ya había empezado su agencia de publicidad, Kingdome. Ocho años después, ésta sigue en pie y más preparada que nunca.

 

Siempre activo, Alex comenzó con sus proyectos desde su tiempo en la facultad, también estudió animación digital en Michigan y se especializó en publicidad. Se auto describe como “ese alumno que siempre le recordaba a los maestros de la tarea”, pero asegura que fue eso mismo que le dio la confianza y herramientas para poder emprender. A pesar de que siempre estuvo seguro de querer trabajar en su propia empresa, y sin dejar a Kingdome de lado, al graduarse de su segunda escuela se dirigió a la agencia Incubo. Fue ahí donde por cinco años ejerció y obtuvo las bases de conocimiento que ahora utiliza.

 

Tras dedicarse dos años de lleno a Kingdome, ésta se ha convertido en una agencia cuyo éxito se basa en valores como el trabajo en equipo. “A pesar que desde carrera me vendía como Kingdome, la agencia ha evolucionado muchísimo más”, platica Alejandro, “porque ahora tengo un equipo de trabajo muy competitivo y creativo, cada uno experto en su área”.

 

Es en equipo, continúa, donde se aprende a soltar y ceder, a no ser tan celoso con los proyectos y a escuchar. Es así como salen las mejores ideas. “Si a mí me va bien, le va bien a la agencia. Si alguien hace algo chido, le va bien a la agencia. Todos estamos en el mismo barco”, asegura.

 

Por mucho que haya crecido la cantidad de agencias publicitarias en Monterrey, Kingdome se distingue por el trato al cliente. Es la habilidad de saberlo escuchar y el carácter humano del negocio lo que ha mantenido su éxito y hace que siga en ascenso.

 

Entre las marcas con las que ha trabajado, se distinguen aquellas relacionadas con la industria culinaria, como Beer For Us, Muncher House y Cueva Carvajal.

 

 

 

Beer for us
“Este restaurante es un gran caso de éxito por la mentalidad que ellos tenían de abrir la tienda cervecera más grande de México”, menciona Alex. Para este proyecto, Kingdome trabajó desde cero: se hizo el branding, la conceptualización del restaurante y hasta interiores. Se escogió una paleta con colores que se derivan de la cerveza, como el amarillo, naranja, negro y blanco. Para los interiores, hubo mucha inspiración en el ambiente tenue y rasposo que suelen tener los pubs europeos.

 

 

 

Cueva Carvajal
Para este restaurante también se trabajó desde el inicio. El concepto, que quería ser un tributo para Nuevo León y la historia de Monterrey, se desarrolló con varios libros de historia. El logo, por ejemplo, es una mezcla del escudo neolonés antiguo con el actual, y el mobiliario del lugar está hecho por gente de la zona con materiales regionales. Hasta la decoración se mantiene fiel a su tierra pues todos los cuadros de cada local son hechos por artistas locales y están a la venta.

 

 

 

 
Notas Relacionadas
  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    jueves 21 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •