07 de julio

Interceptor de grasa

Herramientas que cuidan tu cocina y el medioambiente.

Por Elena Urueta

 

Para mantener la calidad de las instalaciones dentro de la cocina existen muchos métodos de higiene que aseguran una larga duración de éstas. Una de las herramientas más utilizadas e importantes para este tipo de protección son los interceptores o trampas de grasa.

 

Otra de las causas por las que se recomienda su uso es para proteger al medio ambiente. La industria alimentaria es una de las que más daño causan al subsuelo debido a los residuos que salen por el desagüe.

 

Los interceptores de grasa son dispositivos de plomería diseñados para detener la mayor parte de las grasas y sólidos que van a entrar en el sistema de evacuación de aguas residuales. Estas grasas suelen solidificarse cuando se enfrían y al combinarse con otros sólidos, forman obstrucciones en las tuberías de desagüe. Una trampa o interceptor eficaz tiene un volumen entre 95 y 100 litros. El volumen garantiza un tiempo de permanencia dentro de las aguas, por lo que las limpia mejor. Dentro de la trampa, existen dos compartimientos que restringen el flujo y eliminan alrededor del 85 por ciento de los sólidos y grasas que entran.

 

Pueden ser hechos de diferentes materiales como acero inoxidable, acero suave, hormigón y hierro fundido. También varían en su ubicación, ya que se puede colocar por encima del suelo, debajo de la tierra, en la cocina o fuera del edificio.

 

Aunque por lo general se usan en cocinas industriales, también se usan en instalaciones de menor tamaño y alcance. La marca Coriat es una de las empresas que fabrican equipos para cocinas y ofrece el Interceptor de grasa IC-38. Está fabricado en lámina de acero inoxidable y tiene una capacidad de almacenaje de nueve kilos de grasa. Tiene un costo de alrededor de 7 mil pesos.

 

En el caso de la marca Helvex, hay tres opciones de interceptores de grasa de diferentes tamaños. Éstos tienen una capacidad entre los 18 y los 36 kilos pero coinciden en que están hechos de acero inoxidable. La ventaja es que se puede escoger el que tenga el tamaño y capacidad adecuada para el tipo de lugar en el que se instalará. Los precios están entre los seis y los 12 mil pesos.

 

No existen muchas marcas que los fabriquen pero las trampas de grasas son una inversión a largo plazo para cuidar tanto la cocina como el medio ambiente.

 

 

 
Notas Relacionadas
  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    jueves 21 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •