23 de octubre

XXIII. Sopa de calabaza

Redacción por:
Fotografía por:

Ilustraciones Anais Quintanilla

 

Calabaza sabor otoñal. Redonda con pliegues, pequeña o grande, amorfa, anaranjada, perfecta. La calabaza es de esos vegetales que parecen de otro mundo pero en realidad son maravillosas. Solo están disponibles durante algunos meses y cuando aparecen de repente en el supermercado no debes dudar en comprar una y hacer una buenísima sopa.

 

La de mejor sabor es la “butternut squash”. Al horno y con una base de zanahoria, apio y cebolla, te prometo que encontrarás el nirvana de las sopas. Alguna vez por casualidad, y quizás un poco por azares del destino, terminé en algún restaurante de museo con muchísima hambre y cuestionando absolutamente todas mis decisiones de vida hasta ese momento. El menú contenía únicamente un platillo: sopa de butternut squash, pan tostado y ensalada. En ese momento tenía tanta hambre que decidí ignorar el hecho de que el único platillo era sopa y convencí a mis amigas de quedarnos a comer.

 

Hacía mucho frío y una sopita no parecía tan mala idea después de todo. La chica del mostrador nos sirvió en unos bowls grandes, nos puso una pieza de pan artesanal en el plato y nos indicó que la ensalada era libre, pero como ya era tarde y el restaurante estaba por cerrar quedaban muy pocas opciones. Nos sentamos a comer y entonces descubrí el sabor más delicioso y otoñal que jamás había probado en mi vida. La profundidad de los sabores, el pan con mantequilla, la textura y el calor nos devolvieron la vida.

 

Siempre me acuerdo de esa sopa con un poco de nostalgia. El sabor había sido tan perfecto que nunca pensé que lo volvería a encontrar, sin embargo hace poco me encontré con una calabaza butternut squash en el súper y decidí llevármela e intentar recrear esa deliciosa crema de calabaza. Busqué algunas recetas en internet y videos y concluí que para la primera vez intentaría algo sencillo y la verdad es que el resultado fue maravilloso.

 

Para esta receta necesitamos una calabaza tipo butternut squash sin piel y cortada en cubos, dos zanahorias, media cebolla, dos piezas de apio y cinco ajos grandes, aceite de oliva, sal y pimienta, cuatro tazas de caldo de pollo y medio paquete de queso crema. Lo primero es cortar todas las verduras en cuadros pequeños y bañarlos en dos o tres cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta. Se ponen en el horno por aproximadamente 40 minutos o una hora hasta que los vegetales se suavicen. Después se licúan, es importante tener cuidado al licuar cosas calientes y hacerlo con porciones pequeñas para que no exploten en la licuadora. Puedes ir agregando una porción de calabaza y verduras con una taza de caldo de pollo y un pedazo del queso crema, y así sucesivamente hasta que termines de licuar todos los ingredientes. Después de licuar se deposita la mezcla en una cazuela grande. Se pone a hervir unos cinco minutos y está lista para servir.

 

Esta sopa rinde muchísimo. Si sientes que está muy espesa puedes agregar agua al gusto. Te la recomiendo muchísimo y también experimentar con la calabaza y hacer otros platillos, como pasta en salsa de calabaza o gnocchi. Las posibilidades son infinitas.

 

¡Saludos y nos vemos la próxima semana!

 

¡Una deliciosa calabaza para esta temporada tenebrosa! Ilustraciones por Anais Quintanilla

 

Ingredientes
1 calabaza tipo butternut squash sin piel y cortada en cubos
2 zanahorias en rodajas
1/2 cebolla en cuadros
2 tallos de apio en rodajas
5 ajos grandes
Aceite de oliva
4 tazas de caldo de pollo
1/2 paquete de queso crema
Sal y pimienta

Reproducido 56 veces.
Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas

Charly's Taquitos

Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
1
2
3
4
  • Destacados

  •