Croquetas de garbanzo. Ilustraciones por Anais Quintanilla.
28 de agosto

XX. Croquetas de Garbanzo

Hay que saber cómo mezclar los ingredientes que tienes para convertirlos en algo delicioso.
Redacción por: Anais Quintanilla
Fotografía por:

Ilustraciones Anais Quintanilla

 

Ser creativo en la cocina no es tan difícil, la mayoría de las veces es pura coincidencia o necesidad de alimentarse de lo que queda en el refri a fin de mes. Lo que sí es importante es tener buenas referencias para saber cómo mezclar los ingredientes que tienes a la mano, sobretodo cuando se te olvida ir al super o no tienes tiempo. Me pasó esta semana que tenía muchas ganas de hacer una pasta, estaba buscando una caja de espagueti pero no había nada en mi alacena, sólo una lata de garbanzos triste y olvidada.

 

Curiosamente había estado pensando en hacer falafels y por eso la había comprado, pero a fin de cuentas se me olvidó por completo y se quedó al fondo. Después de varias semanas resurgió pero de nuevo me faltaban ingredientes y ahora sí tenía ganas de hacer falafel. Abrí el refri para evaluar mis opciones y encontré unas zanahorias y una calabacita, entonces se me ocurrió hacer unas croquetas de garbanzo.

 

Para hacer las croquetas necesitamos una lata de garbanzos pelados, una zanahoria mediana rallada, una calabacita rallada, tres cucharadas de harina, tres ajos y aceite de oliva. Primero hay que machacar los garbanzos y los tres ajos hasta tener una pasta, después incorporamos dos cdas. de aceite de oliva y sal. Por otro lado mezclamos la zanahoria rallada y la calabacita en un recipiente, dejamos reposar y exprimimos el exceso de líquido. Es importante extraer la mayor cantidad de líquido posible para que las croquetas queden crujientes.

 

Finalmente mezclamos el garbanzo machacado, la mezcla de zanahoria y calabacita y agregamos las tres cucharadas de harina. Se incorporan bien los ingredientes hasta crear una pasta espesa. En una sartén calentamos un poco de aceite. Con la pasta hacemos unas tortitas de tres cm. de diámetro (pueden ser del tamaño que gustes) y se fríen hasta que queden doradas, unos tres minutos por cada lado, cuidando que no se quemen.

 

Para servir puedes acompañar las croquetas con pan de pita, pepino rallado, zanahoria rallada y yogurt griego o salsa tzatziki. Si tienes antojo de falafel, te recomiendo esta versión que ocupa pocos ingredientes y es bastante rápida de preparar.

 

Croquetas de garbanzo. Ilustraciones por Anais Quintanilla.

 

Instrucciones
1 lata de garbanzos
1 zanahoria mediana (rallada)
1 calabacita (rallada)
3 ajos
3 cdas. de harina
1 cda. de sal
Aceite de oliva

Reproducido 34 veces.
Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas

No sólo sushi, por favor

La popularidad de la cultura japonesa a nivel mundial ha traído a nuestra bella y pintoresca ciudad, desde ya hace varios años, una proliferación de ofertas en rollos de sushi. Hay una gran diversidad de lugares dónde conseguirlos: los que parecen puestos de tacos, los dilapidados y decadentes (que por alguna razón la gente ve como más auténticos incluso cuando no hay nadie proveniente de Japón en su personal), los de franquicia que ofrecen combos y los venden al dos por uno, incluso hay supermercados que dedican islas entre sus pasillos a la elaboración de este plato emblemático de la cultura oriental. En una categoría que quizás es la que tiene menos ejemplares, están aquellos restaurantes que tienen la intención de no más que “restaurante de sushi” sino un lugar para la alta comida japonesa. Entre estos pocos y contados está el Hanaichi de la plaza Avanta Gardens.

Ya anteriormente he descrito la plaza en cuestión, de manera que no me detendré mucho en ello, aunque debo decir que el último de los dos pisos que tiene enteramente dedicado a restaurantes tiene algunas de las propuestas más interesantes de la zona (en el primero sólo hay restaurantes de franquicia, que si bien no son ninguneables per se, se pueden encontrar en otras plazas y la diferencia es inexistente). Como la mayoría de los otros establecimientos del lugar, Hanaichi es más terraza que interior, y aunque normalmente el movimiento se concentraría afuera, la crueldad del clima regio empujó a los comensales, un servidor incluido, hacía el área con aire acondicionado. La ambientación es sobria y minimalista en colores neutros, estética que ya parece inseparable de la idea colectiva de lo Japón, y aunque si bien algunos podrían considerar esta decisión estética como predecible, en mi opinión es atinada y sofisticada, pues marca una diferencia con las opciones más comerciales de este tipo de comida.

En lo que se refiere al menú, Hanaichi tiene a bien ofrecer únicamente creaciones originales en la sección de rollos; este no es un lugar para comer el ya gastado rollo california, si bien, nombres como “rainbow roll”, “spicy tuna” y “tempura roll” ya se han visto en otros lugares. Todas la opciones en esta área parecían interesantes, pero en esta ocasión fue turno de brillar del cenote roll porque tanto el pulpo como el elemento “spicy” me llamaron a él. Lo recomiendo altamente y volvería a pedirlo sino fuera porque hay muchas más opciones interesantes que me gustaría probar antes de elegirlo como rollo de cabecera. Los sashimis y los sushis también son excelente, creados con la perfección técnica e impecabilidad estética que exige este tipo de cocina, recomiendo especialmente el tako (supongo que significa pulpo en japonés), el maguro (atún) y el cono shake (salmón).

Yendo en contrasentido, hablaré de las entradas después de haber hablado del plato principal: la ensalada de atún y aguacate es deliciosa así como los infalibles edamames y, aunque sé que no es formalmente una entrada, el yakimeshi que pedí como tal es destacable incluso cuando es uno de los platillos más recurrentes en los restaurantes de este estilo.

En general la experiencia fue muy grata, aunque cabe mencionar que hubo un tanto de lentitud y confusión en el servicio, sin embargo, no culparía tanto a la logística ni al personal del lugar como a que era un día de gran confluencia. Aun así, no fueron detalles que merezcan gran importancia, aunque a mí parecer deberían prepararse porque da la impresión de que su popularidad sólo va a crecer.

Reproducido 65 veces.
  • Charly's Taquitos

    Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
    Recomendaciones
    sábado 24 de febrero 2018
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •