24 de octubre

TIJUANA MEIKS MI JAPI

#pobredemí
Redacción por: Ana Lorena Amaya
Fotografía por:

FOTOS Ana Lorena Amaya

 

Domingo por la mañana. Para ahorrarnos las filas de carros para regresar a San Diego cruzamos a pie. Hay varios estacionamientos cerca de la garita, junto al gran mar de outlets de las Américas. Como siempre que voy a Tijuana, la primera parada es el Mazateño. Aunque me rehúse, sé que ya le tengo que cambiar. Me dijo un sabio hace poco que él no tiene comida favorita porque eso haría que deje de probar muchas cosas nuevas (el aprendizaje ha sido duro).

 

 

 

El taco de pulpo spicy es el mejor de lo mejor. Sazonado con salsa de no sé qué y frito en lo que parece ser mantequita de puerco, nomás no tiene madre. Para los que no son amantes del pulpo, lo hacen muy parecido con “pargo” (pescado). Esta vez no había callo de hacha, así que le tuvimos que entrar a los ostiones con un chorrito de limón y el obligado chiltepín. Pedimos aguachile de camarón y tengo que confesar esta vez que el del Torito Sinaloense se lo llevó de calle sin problema. De ahí nos encontramos con mi vieja amiga de la juventud, Julia. La alegría de ver a esos amigos que sólo ves una vez al año me llenó de emoción rápidamente. ¡Vámonos a barhoppear!

 

De ahí nos fuimos al Dandy del Sur, una antigua cantina tijuanense que tiene más historias que contar que la vecina más chismosa de su cuadra. Su decoración es de madera con mesitas muy chiquitas y las micheladas no son las mejores, pero la realidad es que su tesoro es la atmósfera de borrachera bohemia, con luces tenues, muebles viejos y la extraña variedad de música que pasa por la rocola.

 

 

 

 

Como andábamos queriéndonos acabar el mundo en un día, después de un par de cheves nos fuimos al Cine Tonalá, que abrió recientemente su tercera sucursal en Tijuana, después de Bogotá y Ciudad de México. El lugar en el centro de la ciudad es muy bonito. Su terraza pintoresca y tragos coquetos hacen que te sientas instantáneamente de vacaciones.

 

Ya habíamos comido mucho pero igual probamos unos taquitos que estaban bastante cumplidores. Me gustó mucho también un trago que hacen de tamarindo con mezcal, creo que ese sabor lo traigo de moda.

 

 

 

Cotorreamos un rato, disfrutamos del atardecer en el maravilloso clima tijuananse y seguimos nuestro camino hacia la famosa Plaza del Zapato, donde puedes encontrar una gran cantidad de bares y cervecerías locales esperando para ayudar a mejorar el ambiente del día o noche en cuestión.

 

La mayoría ya conocidas en Monterrey, insurgente, Border Psico, etcétera. Entramos a una que al menos yo no conocía, Paralelo28. Probé la Stout y la IPA creamy, ambas estaban perfectas. Me gustaron mucho.

 

 

Para cerrar con broche de oro no podía faltar llegar a los legendarios tacos del Taconazo. Unos cuantos de tripita y unos cuantos de suadero, de los mejores tacos de mi vida sin duda. Cuando vayan a Tijuana no pueden faltar. No le saquen a la grasa y las texturas extrañas, que si está usted de vacaciones, una vez al año no hace daño. La damita interior se queda en casa cuando una tiene en frente estas preciosidades, porque como dicen por ahí, “caga el rey y caga la vaca” y hasta la muchacha más guapa se echa sus taquitos de tripa.

 

 

Contacto
@analorenaamaya
Hungry Hungry Lorax

 

Reproducido 84 veces.
Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas
  • Charly's Taquitos

    Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
    Recomendaciones
    viernes 19 de enero 2018
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •