23 de agosto

Tarta de “sobrantes” de chocolate

¿Ahogándote en chocolate? ¡No hay problema!
Redacción por: Daniel Walle
Fotografía por:

 

La maldición del amante al chocolate siempre va a ser la falta de mesura de lo que puedes guardar de tabletas y confituras, así como no saber cuándo decir “Esto es suficiente para tener guardado”.

 

Más temprano que tarde te comienzas a dar cuenta que tus “arcas de chocolate” (así les digo a mis gavetas de la cocina en las que lo guardo) están llenas a reventar y no sabes qué hacer con tanto y cómo usarlo antes de que se derrita o pierda propiedades.

 

Deseas comértelo todo y no habría quien te culpara, después de todo sólo eres un ser humano y tu fuerza de voluntad se enfrenta a la máxima prueba. Tú sabes que si comes tanto de un solo golpe no será bueno a largo plazo y pronto estarás temblando por el subidón de azúcar.

 

Hoy les traigo la respuesta a tan “difícil” cruz que tenemos que cargar. Esta receta se puede emplear para cualquier tipo de chocolate y confituras sobrantes, así que las combinaciones de dos o tres diferentes, o incluso de bombonería, son totalmente válidas. Traten varias combinaciones y vean cuál puede llegar a ser más deliciosa.

 

Tarta de “sobrantes” de chocolate

 

INGREDIENTES

 

Mezcla

250 gr. sobrantes de chocolate

200 gr. mantequilla

2 huevos

3 yemas

50 gr. azúcar (de ser necesario)

100 gr. harina

 

Base de tarta

300 gr. harina

200 gr. mantequilla

1 pza huevo

1 pza yema

1 pizca sal

3 cdas. licor, agua o leche

 

Procedimiento

1. Cortar la mantequilla en cubos y colocar la mantequilla, sal y harina en un procesador hasta formar un arenado. Cuidado de no trabajar mucho la masa.

 

2. Añadir el huevo, la yema y el licor y procesar un poco para incorporar en una masa homogénea. Enfriar la masa 20 minutos.

 

3. Extender en un molde para tarta de 25 cm. y pinchar con un tenedor el fondo para que no se hagan burbujas.

 

4. Hornear a 180°C durante 12 minutos o hasta que esté dorada. Reservar.

 

5. Derretir el chocolate junto con la mantequilla.

 

6. Mezclar en la mezcla tibia de chocolate y mantequilla los huevos y las yemas.

 

7. Incorporar de manera envolvente la harina a la mezcla y el azúcar de así haberla deseado.

 

8. Verter en la base de tarta y hornear a 150°C por 15 minutos.

 

9. Decorar con merengue espolvoreado con cocoa si se desea.

 

 

Esta receta es increíble para practicar la creatividad y ver cómo combinan varios tipos de chocolate y chocolatería. Es ideal también para un regalo de emergencia o un gusto para ahorrar espacio. Recuerden que tirar chocolate no es una opción.

 

 

Contacto

@jedan_walle

Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas

No sólo sushi, por favor

La popularidad de la cultura japonesa a nivel mundial ha traído a nuestra bella y pintoresca ciudad, desde ya hace varios años, una proliferación de ofertas en rollos de sushi. Hay una gran diversidad de lugares dónde conseguirlos: los que parecen puestos de tacos, los dilapidados y decadentes (que por alguna razón la gente ve como más auténticos incluso cuando no hay nadie proveniente de Japón en su personal), los de franquicia que ofrecen combos y los venden al dos por uno, incluso hay supermercados que dedican islas entre sus pasillos a la elaboración de este plato emblemático de la cultura oriental. En una categoría que quizás es la que tiene menos ejemplares, están aquellos restaurantes que tienen la intención de no más que “restaurante de sushi” sino un lugar para la alta comida japonesa. Entre estos pocos y contados está el Hanaichi de la plaza Avanta Gardens.

Ya anteriormente he descrito la plaza en cuestión, de manera que no me detendré mucho en ello, aunque debo decir que el último de los dos pisos que tiene enteramente dedicado a restaurantes tiene algunas de las propuestas más interesantes de la zona (en el primero sólo hay restaurantes de franquicia, que si bien no son ninguneables per se, se pueden encontrar en otras plazas y la diferencia es inexistente). Como la mayoría de los otros establecimientos del lugar, Hanaichi es más terraza que interior, y aunque normalmente el movimiento se concentraría afuera, la crueldad del clima regio empujó a los comensales, un servidor incluido, hacía el área con aire acondicionado. La ambientación es sobria y minimalista en colores neutros, estética que ya parece inseparable de la idea colectiva de lo Japón, y aunque si bien algunos podrían considerar esta decisión estética como predecible, en mi opinión es atinada y sofisticada, pues marca una diferencia con las opciones más comerciales de este tipo de comida.

En lo que se refiere al menú, Hanaichi tiene a bien ofrecer únicamente creaciones originales en la sección de rollos; este no es un lugar para comer el ya gastado rollo california, si bien, nombres como “rainbow roll”, “spicy tuna” y “tempura roll” ya se han visto en otros lugares. Todas la opciones en esta área parecían interesantes, pero en esta ocasión fue turno de brillar del cenote roll porque tanto el pulpo como el elemento “spicy” me llamaron a él. Lo recomiendo altamente y volvería a pedirlo sino fuera porque hay muchas más opciones interesantes que me gustaría probar antes de elegirlo como rollo de cabecera. Los sashimis y los sushis también son excelente, creados con la perfección técnica e impecabilidad estética que exige este tipo de cocina, recomiendo especialmente el tako (supongo que significa pulpo en japonés), el maguro (atún) y el cono shake (salmón).

Yendo en contrasentido, hablaré de las entradas después de haber hablado del plato principal: la ensalada de atún y aguacate es deliciosa así como los infalibles edamames y, aunque sé que no es formalmente una entrada, el yakimeshi que pedí como tal es destacable incluso cuando es uno de los platillos más recurrentes en los restaurantes de este estilo.

En general la experiencia fue muy grata, aunque cabe mencionar que hubo un tanto de lentitud y confusión en el servicio, sin embargo, no culparía tanto a la logística ni al personal del lugar como a que era un día de gran confluencia. Aun así, no fueron detalles que merezcan gran importancia, aunque a mí parecer deberían prepararse porque da la impresión de que su popularidad sólo va a crecer.

  • Charly's Taquitos

    Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
    Recomendaciones
    martes 21 de noviembre 2017
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •