26 de octubre

Local es lo de hoy

Redacción por:
Fotografía por:

 

Estoy en el mercado y me siento parte de algo importante, se me pone la piel chinita, en el buen sentido. Me conmueve ver cómo los pesos y los billetes que pasan de un bolsillo a otro no van a terminar en un lugar lejano, sino que van a dar techo, comida y educación a los hijos de mis vecinos, a esas personas que orgullosamente me venden lo que producen.

 

Me parece poético el esfuerzo que representa la mano artesanal, la que con gusto te entrega algo único, algo con alma, digno de ser atesorado.

 

Más allá de los aromas, los colores, el movimiento y la energía que componen la magia del mercado, me impresiona ver la naturalidad con la que se promueve la cultura y la creatividad local. Debería de ser siempre así.

 

En mi adolescencia soñaba con vivir en ciudades como Austin, con su famoso slogan “Keep Austin Weird”, que lo dice todo. O en el colorido San Francisco, hogar de los movimientos beat y hippie, que alberga a tantas comunidades casi caricaturescas.

 

Lo que no sabía en mi adolescencia es que la clave de lo que yo tanto admiraba de estas ciudades, que para mí son emblemáticas, es el sentido de pertenencia que la gente tiene por su comunidad y lo que ésta a cambio devuelve.

 

Ahora se que el secreto del éxito de cualquier comunidad fuerte proviene en gran parte del apoyo al consumo local, que crea un efecto dominó de consecuencias positivas a todo su alrededor.

 

En una comunidad en la que se apoyan los unos a los otros, las personas se reúnen para iniciar nuevos proyectos y negocios que solucionan necesidades locales. Se vuelven menos dependientes de la importación y la economía interna mejora, el poder regresa a los residentes, en donde pertenece.

 

Sí, es verdad que los productos de importación son bastante competitivos en cuanto a imagen y precio. Pero, ¿cuántas veces nos bombardea la publicidad y compramos en automático, sin cuestionar en quién o en qué estamos invirtiendo nuestro dinero?

 

Algo que procuro tener en mente es, ¿a dónde se va a ir mi dinero si compro esto? y ¿estoy pagando por calidad o por transporte?

 

Me entusiasma ver cómo en Monterrey la tendencia por consumir local ha ido en alza, habla muy bien del potencial que tenemos y el apoyo que intercambiamos entre nosotros.

 

Realmente estoy muy orgullosa de ser regiomontana, parte de una cultura muy especial, que sin perder sus raíces, abraza la influencia internacional. Nuestra gente es trabajadora, creativa y emprendedora, lo llevamos en la sangre.

 

El mercado somos tú, yo y el resto de la comunidad apoyándonos. Francamente creo que el futuro de nuestra producción y consumo yace aquí, en nuestras propias calles y barrios.

 

¡See ya’ round!

Local Bal

 

Reproducido 92 veces.
Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas

Charly's Taquitos

Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
1
2
3
4
  • Destacados

  •