Bolognesa en Nostalgias
06 de Abril

IV. Bolognesa

En Estocolmo la lasaña se convirtió en mi platillo favorito de los viernes por la tarde.
Redacción por: Anais Quintanilla
Fotografía por:

Una de mis recetas favoritas y que he ido perfeccionando a través de los años es la salsa boloñesa. Para la primera lasaña que preparé, hace ya bastante tiempo, utilicé alguna salsa embotellada, de esas que venden en el súper en botella de vidrio. Solía ser mi preferida (para hacer lasaña), y la verdad es que no voy a juzgar a nadie que las utilice con frecuencia, son demasiado prácticas para cuando no tienes tiempo ni de respirar y te tienes que alimentar.

 

A mí, en lo personal, me dejaron de gustar en algún punto. El sabor me parecía demasiado plástico. No sé en que momento me convertí en una esnob de la salsa de tomate, pero creo que después de probar tantas salsas enlatadas que sabían a lo mismo simplemente me hartaron. Mi salsa de tomate favorita siempre ha sido la que prepara mi abuelita para su espagueti rojo, a la cual solo le pone tomate fresco, cebolla y ajo. Las abuelitas tienen esa sabiduría de la cocina que viene de tantos años de experiencia y nunca les falla. Ingredientes básicos y frescos, ese es todo el secreto.

 

Creo que fue cuando estuve estudiando fuera que empecé a preparar mi propia salsa de tomate para pastas. No entendía nada de lo que había en el súper, las diferencias de lenguaje al principio eran muy fuertes. Entonces recordé la sencilla forma de preparar salsa de tomate de mi abuela y decidí experimentar un poco. No tenía licuadora así que solo trataba de cortar el tomate muy finamente y lo dejaba cocinar un largo rato para que se deshiciera. El sabor siempre resultaba muy agradable. Así empecé a hacer salsas de tomate un poco más naturales.

 

Tiempo después, cuando estuve trabajando de Aupair en Estocolmo, la lasaña se convirtió en el platillo favorito de los viernes por la tarde. Mi receta básica para preparar la salsa había ido evolucionando, pero de alguna forma había encontrado el balance perfecto para un excelente sabor, con base en ingredientes naturales. Lo que me gusta de preparar esta salsa es que no importa si los tomates están ligeramente verdes o perfectamente maduros, siempre funciona bien y es excelente para acompañar espagueti, caneloni, lasaña, penne, etc.

 

Para preparar la salsa boloñesa me gusta empezar organizando todos los ingredientes necesarios. Es una receta que requiere tiempo: de 20 a 30 minutos de preparación de los ingredientes, una hora de cocción, paciencia y un poquito de amor por la salsa de tomate. Para empezar necesitamos cortar unos 12 tomates guaje en tiras (primero en rodajas y después en tiras) no es necesario que esté cortado muy finamente. Pica una cebolla blanca (grande) en cuadritos, muy finos y separa. Pica finamente 5 ajos grandes y separa. Usualmente utilizo carne para la salsa bolognesa pero si prefieres puedes agregar zanahoria y apio en su lugar. Se necesita medio kilo de pulpa molida con poca grasa (o rallar dos zanahorias grandes y media taza de apio picado). También necesitamos aceite de oliva, orégano seco, tomillo, una cajita de puré de tomate (250 gr.), sal y pimienta.

 

Una vez que tengo listos los ingredientes empiezo a preparar la salsa. Esta receta alcanza, aproximadamente, para dos litros y hay que cocinarla en una cazuela suficientemente grande. Suele suceder que empiezas el proceso en un recipiente muy pequeño y terminas en problemas porque te hace falta más espacio. Para empezar hay que calentar tres cucharadas de aceite de oliva a fuego alto. Una vez que el aceite esté burbujeando, agrega 3/4 de la cebolla picada y 3/4 del ajo picado.  Cuando la cebolla está transparente agrega todo el tomate cortado, deja calentar unos tres minutos y agrega una cucharadita de sal. Revuelve bien y agrega media taza de agua. Si no piensas utilizar carne para tu salsa es momento de agregar la zanahoria y apio. Hay que tapar el recipiente y dejar que el tomate comience a deshacerse, aproximadamente de 10 a 15 minutos. Mueve frecuentemente con una cuchara.

 

Mientras el tomate está hirviendo hay que cocinar la carne. Empieza por calentar una cucharada de aceite en una sartén extendida. Agrega el resto de la cebolla y el ajo y calienta unos dos minutos o hasta que la cebolla esté transparente. Después agrega la carne molida y deshaz con una cuchara, que quede mas o menos como picadillo. Agrega un poco de sal. En lo personal me gusta que la carne quede bastante fina, pero puedes dejar los trozos al gusto. Hay que cocinar la carne para que quede dorada, aproximadamente unos cinco minutos.

 

Cuando la carne esté lista es momento de agregarla a la salsa. Incorpora directamente mezclando con una cuchara. Agrega la cajita de puré de tomate. El toque especial y más importante de esta receta son las especias. Puedes mezclar media cucharadita de orégano y media cucharadita de tomillo en un mortero y molerlo hasta que quede un polvo fino. Agrega a la salsa junto con un poco de pimienta recién molida, o una pizca de pimienta en polvo. Si la salsa está demasiado espesa o se ve pastosa puedes agregar media taza de agua. Deja hervir 10-15 minutos. Es muy importante dejar que la salsa hierva suficiente tiempo para que se concentren los sabores. Esa es la parte mas importante de todo el proceso.

 

El resultado es una salsa con un sabor concentrado tanto del tomate como de las especias. Es excelente para acompañar un espagueti, sólo agrega un poco de parmesano rallado y tienes un delicioso platillo listo. También la puedes utilizar para lasaña o penne al gratin, cualquier tipo de pasta que se te antoje. Requiere tiempo y un poco de esfuerzo pero preparar esta salsa desde cero siempre me deja una satisfacción increíble que me gusta compartir con mi familia.

 

¡Nos vemos la próxima semana!

 

Anais

 

 

Ingredientes

– 12 tomates guaje

– 1 cebolla blanca grande

– 5 ajos grandes

– 500 – 600 gr. de pulpa negra molida o dos zanahorias grandes ralladas y media taza de apio picado

– 1 cajita de puré de tomate (250 gr.)

– Aceite de oliva

– 1/2 cdita. de oregano

– 1/2 cdita. de tomillo

– Sal

– Pimienta

Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas
  • Huajuco Grill

    Nada como unos ricos tacos de arrachera, salsa calientita y frijoles charros especiales.
    Recomendaciones
    domingo 20 de agosto 2017
    Comida
    Casual
    Holy Cow
    Lo suyo son las hamburguesas pero también venden ensaladas, hotdogs, botanas y más.
    Cena
    Foodtruck
    Zapote Negro Foodtruck
    Cocina internacional, encontrarás salbute yucateco, empanadas horneadas, lasaña, y quesadillas de maíz azul.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •