23 de marzo

Hagamos la paz

Comida: ordinaria, necesaria y política; es el pecado original y la gloria cotidiana.
Redacción por: Caro V.
Fotografía por:

 

 

Infantes la rechazan por poder, adolescentes para caer bien. Dicen que hasta un corazón roto puede curar, pero hay quienes la limitan cuando buscan conquistar.

 

Lo que es manjar para algunos es veneno para otros. Declarar saber la verdad absoluta sobre la carne, azúcar o pan en compañía variada es una sobremesa peligrosa que puede acabar hasta con las mejores amistades.

 

Todos la necesitamos diariamente, pero en gustos se rompen géneros.

 

¿A qué sabe una mañana de domingo? Café, hotcakes y miel, o tal vez a una hostia en la Iglesia y al antojo del pastel de casa de la abuela. ¿Qué puede aliviar los estragos del ajetreo diario? Una cena ligera y un descanso amplio. ¿Y si prefieres una copa de tinto con tu mejor amigo?

 

Se dice mucho de la alquimia que sucede en una buena cocina, pues hay recetas pero nunca fórmulas para los buenos platillos.

 

Y entre tanto anuncio ensalzando las bondades sensuales de nuestra fiel amiga, es fácil olvidar una importante cualidad.

 

Comida: ordinaria, necesaria, política y mágica. 

.

 

 

 

Contacto

@carovl

cvaldes.loyola@gmail.com

Reproducido 12 veces.
Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas

Charly's Taquitos

Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
1
2
3
4
  • Destacados

  •