Capuleto es un restaurante en Highpark con deliciosas opciones italianas.
21 de agosto

Capuleto, ¡bellissimo!

Es refrescante ver un lugar italiano donde hay tantos platillos más allá de los clásicos.
Redacción por: Trimalquio
Fotografía por:

 

Siguiendo el recorrido por los restaurantes de Highpark, en esta ocasión fue el turno de probar la oferta italiana: Capuleto. Cabe decir que la sucursal de San Pedro no es la única, hay otra en la zona Tec, y aunque la ambientación de la primera es más lujosa, el menú y los precios son iguales. No es uno de esos casos en que un restaurante tiene diferentes versiones de sí mismo según la zona.

 

La paleta de colores del lugar es bastante neutra, con el gris y los patrones de ladrillo siendo motivos predominantes. La disposición es alargada como un pasillo, lo que recuerda un poco a fondas europeas donde los espacios son caprichosos y deben aprovecharse de la mejor manera. Lo cierto es que la decoración me parece un remedio sofisticado al exceso de minimalismo (valga la contradicción entre estas dos palabras) que domina el diseño de restaurantes. Aunque tengo mis reservas respecto a los marcos de unos espejos que no sentí lograran integrarse cien por ciento a la estética del establecimiento (pero igual y sólo soy yo).

 

Capuleto también cuenta con opciones saludables.

Ensalada de betabel y mango asado. Incluye almendra y queso de cabra con aderezo de aguacate.

 

Es refrescante ver un lugar italiano donde hay tantos platillos más allá de los clásicos, en especial en una zona en la que este tipo de establecimientos abunda. Como entradas recomiendo ampliamente tanto una clásica como una nueva. La primera es el carpaccio de salmón, que consideraría entre los mejores que he probado (y han sido muchos). El segundo es la ensalada de betabel y mango, que logra integrar a la perfección los sabores dulces y salados sin convertirse en la ya no tan novedosa ensalada de frutas con aderezo cítrico (aquí el aderezo es de aguacate).

 

Capuleto ofrece opciones diferentes en su menú italiano.

Pasta Adriano. Salsa a base de mostaza y crema con camarones al coñac y chile quebrado.

 

Entre los platos principales, las pastas resultan de las opciones más llamativas. En todas las de esta área del menú puedes seleccionar el tipo de pasta de tu preferencia. Creo que la que más merece ser exaltada es la Adriano, que en esta ocasión pedí en fetuccine. La salsa es cremosa y a base de mostaza, ingrediente que rara vez hace acto de presencia en este tipo de cocina. La lasagna y el porkbelly contienden ambos por ser mi segundo platillo favorito.

 

Como ocasión especial (mi cumpleaños) ahora sí puedo hablar de postres: la pannacotta fue simplemente celestial.

 

+info
Capuleto Ristorante
Highpark, Av. Manuel Gómez Morín 922, San Pedro.
Tel: 1766 1616
Fb/capuletoristorante

 

Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas

No sólo sushi, por favor

La popularidad de la cultura japonesa a nivel mundial ha traído a nuestra bella y pintoresca ciudad, desde ya hace varios años, una proliferación de ofertas en rollos de sushi. Hay una gran diversidad de lugares dónde conseguirlos: los que parecen puestos de tacos, los dilapidados y decadentes (que por alguna razón la gente ve como más auténticos incluso cuando no hay nadie proveniente de Japón en su personal), los de franquicia que ofrecen combos y los venden al dos por uno, incluso hay supermercados que dedican islas entre sus pasillos a la elaboración de este plato emblemático de la cultura oriental. En una categoría que quizás es la que tiene menos ejemplares, están aquellos restaurantes que tienen la intención de no más que “restaurante de sushi” sino un lugar para la alta comida japonesa. Entre estos pocos y contados está el Hanaichi de la plaza Avanta Gardens.

Ya anteriormente he descrito la plaza en cuestión, de manera que no me detendré mucho en ello, aunque debo decir que el último de los dos pisos que tiene enteramente dedicado a restaurantes tiene algunas de las propuestas más interesantes de la zona (en el primero sólo hay restaurantes de franquicia, que si bien no son ninguneables per se, se pueden encontrar en otras plazas y la diferencia es inexistente). Como la mayoría de los otros establecimientos del lugar, Hanaichi es más terraza que interior, y aunque normalmente el movimiento se concentraría afuera, la crueldad del clima regio empujó a los comensales, un servidor incluido, hacía el área con aire acondicionado. La ambientación es sobria y minimalista en colores neutros, estética que ya parece inseparable de la idea colectiva de lo Japón, y aunque si bien algunos podrían considerar esta decisión estética como predecible, en mi opinión es atinada y sofisticada, pues marca una diferencia con las opciones más comerciales de este tipo de comida.

En lo que se refiere al menú, Hanaichi tiene a bien ofrecer únicamente creaciones originales en la sección de rollos; este no es un lugar para comer el ya gastado rollo california, si bien, nombres como “rainbow roll”, “spicy tuna” y “tempura roll” ya se han visto en otros lugares. Todas la opciones en esta área parecían interesantes, pero en esta ocasión fue turno de brillar del cenote roll porque tanto el pulpo como el elemento “spicy” me llamaron a él. Lo recomiendo altamente y volvería a pedirlo sino fuera porque hay muchas más opciones interesantes que me gustaría probar antes de elegirlo como rollo de cabecera. Los sashimis y los sushis también son excelente, creados con la perfección técnica e impecabilidad estética que exige este tipo de cocina, recomiendo especialmente el tako (supongo que significa pulpo en japonés), el maguro (atún) y el cono shake (salmón).

Yendo en contrasentido, hablaré de las entradas después de haber hablado del plato principal: la ensalada de atún y aguacate es deliciosa así como los infalibles edamames y, aunque sé que no es formalmente una entrada, el yakimeshi que pedí como tal es destacable incluso cuando es uno de los platillos más recurrentes en los restaurantes de este estilo.

En general la experiencia fue muy grata, aunque cabe mencionar que hubo un tanto de lentitud y confusión en el servicio, sin embargo, no culparía tanto a la logística ni al personal del lugar como a que era un día de gran confluencia. Aun así, no fueron detalles que merezcan gran importancia, aunque a mí parecer deberían prepararse porque da la impresión de que su popularidad sólo va a crecer.

  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    jueves 21 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •