21 de julio

Allende y Montemorelos

SÁQUENME DE AQUÍ.
Redacción por: Ana Lorena Amaya
Fotografía por:

 

Esta semana fue una de esas en las que tuve suficiente de la ciudad y sólo esperé a que llegara el fin de semana para salir corriendo. Sin mucha preparación, el sábado por la mañana abrimos Airbnb y decidimos ir a cualquier lugar que estuviera disponible y que tuviera una alberca.

 

Esta vez me fui de rol con mi noviesito, “el Siniestro”. El apodo no implica que sea un hombre malvado, lleno de tatuajes sino que es una persona muy zurda. Ha tenido algunas deformaciones a “Tinieblo”, “Sini”, “Tini” o “Teni” – les comparto el apodo por si tienen en su vida, como yo, a alguna persona zurda. Es su deber dejarles saber que no está bien ser zurdo. Además porque siempre me siento muy badass cuando le cuento a la gente que mi novio es el tal “Siniestro”.

 

En fin, más bien fue él quien encontró el lugar donde nos quedamos. Nativa, Hotel Boutique. Está ubicado en Allende a unos 40 minutos de Monterrey. Aunque a veces parece difícil salir de la ciudad, la verdad es que lugares como este son muy accesibles en tiempo y costos ($1,100 la noche para dos personas).

 

Obviamente, comimos y comimos y volvimos a comer. La primer parada fue en Allende, en el restaurante Las Kazuelas, con “K”. Pensé que sabía todo sobre comida norestense hasta que aparecieron con el caldillo de carne seca. Y pues, es eso tal cual. Lleva tomate y mucho cilantro. Creo que es una excelente opción para quien no ama el menudo tanto como yo y puede ser una buena ayuda para lidiar con una cruda. En lo particular me quedo con la carne con pelitos del menudo, pero si está bueno.

 

 

Yo pedí asado de puerco. Cuando llegó el plato me decepcionó un poco la cantidad, pero la verdad es que no me pude terminar el plato ni con ayuda. Está engañoso. Estaba: A-P-O-T-E-Ó-S-I-C-O. De los mejores que he probado, igual que las tortillas de harina y las gorditas de maíz con guacamole.

 

 

 

Dato curioso, venden jabones:

 

 

Como los tres cochinitos, pero siendo sólo dos, seguimos nuestro camino hacia Nativa. El camino no tiene mayor complicación y puedes llegar en cualquier coche. Hay varios hotelitos en la zona.

 

Fue increíble ver el cielo color azul, para variar. Las nubes color blanco, como algodón. A pesar del verano, los cerros se levantan verdes e imponentes regodeándose de su belleza. Pronto me sentí de vacaciones. ¿Cómo no ponerle pausa a todo con este paisaje? (tengo que comprarme una cámara).

 

 

Llevamos una bocina y nos dedicamos a chapotear y disfrutar de la tarde con unas cervezas escuchando una lista que hizo nuestro amigo “El Palomo” en una tarde similar en Cuernavaca y que se ha convertido en una de mis favoritas.

 

La dejo en el siguiente link para los melómanos como yo (no se fijen en el nombre):

 

 

Mis canciones favoritas de la lista para este mood: “Maggot Brain” de Funkadelic, “Harverst Moon” de Neil Young y el cover de “Everything is in the Right Place” (Radiohead) de Brad Meldhau Trio.

 

¿Qué nos faltó?

 

Una hielera gigante llena de cervezas. En el hotel habían pocas y no estaban tan frías.

Repelente para mosquitos. A mi me picotearon hasta que se cansaron. Por si les pasa, les recomiendo la pomada Eurax, resuelve el problema de comezón el mismo día.

La alberca no era la mejor. Era más bien un chapoteadero hippie. Pero igual la pasamos muy bien.

 

En la noche, cenamos milanesas empanizadas en la terraza. No estaban para foto. De ahí, nos tiramos por horas en la hamaca a escuchar música.

 

Al día siguiente decidimos ir a desayunar a Montemorelos. Siempre he sido del equipo Gran Principal, pero la verdad es que nunca había ido al Pariente, así que decidí ponerlo a prueba.

 

Veredicto: Ni vale la pena la comparación. El Gran Principal se lo lleva de calle. Igual les paso lo que comimos. La ventaja supongo es que es más barato. Pero honestamente para mí sería un pecado regresar, sabiendo que está tan cerca de mi gran amor, El Gran Principal.

 

Ahí les va:

 

La gordita de chicharrón con frijoles fue la estrella de ese día, junto con el queso flameado con chorizo.

 

 

 

El guacamole estaba licuado y con leche. No es mi favorito.

El machacado estaba bueno.

 

 

Con la panza llena regresamos a casa, a seguir en nuestra vida de siempre, pero un poco más felices que antes de partir.

 

 

 

 

Contacto
Instagram: @analorenaamaya
Facebook: Hungry Hungry Lorax
Fotografías: Ana Lorena Amaya

 

Las opiniones que aparecen en esta columna son responsabilidad del autor y no necesariamente las de este medio.
 
Notas Relacionadas
  • Avenida 9

    Recomendamos definitivamente su increíblemente sabroso "Taco Gera".
    Recomendaciones
    lunes 23 de octubre 2017
    Brunch
    Casual
    Rufino Bistro
    Todos los días tienen un menú de working lunch distinto. Por las mañanas escoge un café y algo de panadería.
    Cena
    Urbana
    Bobby Good Burgers
    Hamburguesas de barrio, puedes escoger los toppings que llevará, y el tipo de carne.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •