Guía de cerveza local regiomontana
01 de Agosto del 2017

El fundamental papel de la mujer en la cerveza

Sin cerveza no hubiera civilización y sin mujeres no habría cerveza.
Redacción por: Eslem Torres
Fotografía por: internet

Históricamente las mujeres fueron el pilar fundamental en la cerveza ya que, desde los inicios de esta bebida y hasta la revolución industrial, se le veía como parte de la alimentación, no sólo como una bebida embriagante. Y como a las mujeres se les daba la tarea de preparar los alimentos eran ellas las que la elaboraban.

 

Pero no me mal entienda, la mujer no lo hacía solamente por el yugo inquisidor del hombre que las relegaba a la cocina, esto era todo un ritual pagano que involucraba a la mujer por su relación con dar vida y la fertilidad. Cuando aún no se entendía la fermentación, el hombre ponía una explicación a todo dándole un dios, en este caso una diosa, siendo la más famosa Ninkasi, cuyo himno es la receta de cerveza más antigua descubierta hasta ahora.

 

El lugar de la mujer en la cerveza primitiva era alto en jerarquía y aquellas que hicieran los mejores caldos llegaban a aspirar a ser mujer de reyes, jefes de tribus y demás títulos que se usaban. Un extracto de “El libro del amante de la cerveza” nos cuenta una historia que vale mucho la pena para poner el contexto del porqué esto era importante:

 

Casado ya con Signy, el rey Alrekr desposa a Geirhildr siguiendo el consejo de un cortesano que la ha visto aplicándose a la preparación de cerveza. Como las dos esposas no se entienden, el monarca decide conservar a aquella que a su regreso de la guerra le haya preparado la mejor cerveza. Ambas reinas rivalizan de inmediato y, mientras Signy invoca a Freyja, Geirhildr llama en su auxilio a Odín. A guisa de fermento, Odín presta su saliva y asegura el triunfo de Geirhildr. Aquí pues, la intervención divina se aviene a la medida de las apuestas políticas y religiosas. El rey que hace competir a sus dos esposas no busca la mejor “cocinera” sino aquella mujer cuya cerveza atraerá los favores de la divinidad más poderosa.

 

Pero no era todo, también el código de Hammurabi amenazaba que aquellas mujeres que estafaran o hicieran con alevosía alguna maldad en su cerveza serían ahogadas en el río. En las islas británicas, durante la edad media, gran porcentaje de la fabricación de cerveza era a nivel doméstico, pero eso no significa que era sólo para el hogar, sino que las mujeres llamadas brewsters o alewives lo hacían para traer dinero legítimamente porque, o eran viudas, o en estaban en circunstancias difíciles. Estas alewives ponían un pequeño arbusto sobre su puerta como señal de que ahí había cerveza a la venta.

 

Monterrey y el área metropolitana tiene un gran consumo de cerveza por mujeres y con las artesanales vemos su agrado por sabores más fuertes, desafiantes y exóticos. Todo lo contrario a lo que muchos han creído, así que cuando alguien diga “Es una cerveza para mujer” creo que vale la pena replantearnos lo que esto significa.

 

 

08 de Julio del 2017

La cerveza ideal

Hay tres características esenciales para encontrar tu cerveza ideal.
Redacción por: Eslem Torres
Fotografía por:

Seguido me preguntan cuál es mi cerveza favorita y honestamente es una pregunta bien difícil y conforme voy probando y conociendo más, es más difícil responderla. Aunque el paladar de cada uno de nosotros es distinto hay tres puntos muy importantes que tiene una cerveza para ser tu favorita y no lo digo yo, lo dice la ciencia.

 

1) Calidad
A varios les gusta defender que la calidad en esta bebida es subjetiva. No lo es. Una cerveza de calidad implica que el producto final no tiene lo que se le conoce como off flavors, sabores y aromas no deseados, los cuales son generados para malas prácticas de producción. Algunos ejemplos son la acidez acética (vinagre), mantequilla, acetona, manzana verde o plástico. Sólo basta con googlear (sigo sin creer que vivimos en un mundo en el que googlear es ya un verbo) off flavors beer y recibir una avalancha de artículos al respecto.

 

2) Frescura
A veces se nos olvida que la cerveza es un alimento, y como tal, la frescura es un tema altamente importante. El tiempo es de los peores enemigos de la cerveza, junto a la temperatura y el oxígeno. El tomar una cerveza fresca implica que los aromas y sabores que buscaba el productor están intactos, sobre todo con cervezas cuyo perfil aromático es por el lúpulo, éstos se encontraran mejor preservados. Por lo general no hay cerveza más fresca que de barril, así que si tienes oportunidad de encontrar a tu productor favorito en algún bar de barril no dudes en pedirla.

 

3) Consistencia
El punto crítico para pasar de un buen cervecero a uno extraordinario. Entre más pequeño el tamaño de la cervecería y menos artilugios automáticos, la consistencia es algo más complicado. Difícilmente cada lote es idéntico, pero no te preocupes, las diferencias suelen (y deben) ser sutiles. A menos que siempre tomes la misma cerveza o seas el que la hace, no sueles notar esas sutiles diferencias, pero están ahí, aunque no las veas, algo así como el amor, pero menos bonito. Cuando la diferencia es demasiado notoria o la cervecería cambió la receta es cuando uno se lleva decepciones, más cuando el producto final te gustaba tal y como era. Eso pasa mucho con las micro cerveceras grandes (y no es oxímoron), pero me refiero que surten ya a nivel internacional.

 

Con lo anterior, sería lógico decir que mi cerveza favorita es la que cumpla con esos tres puntos, pero la verdad es que mi respuesta siempre ha sido y será “mi cerveza favorita es la siguiente”.

 

 

Bebidas - Cerveza - Ley de pureza alemana
01 de Junio del 2017

La ley de pureza alemana

Spoiler, no voy a hablar románticamente sobre ella, sino más bien a romper sus mitos.
Redacción por: Eslem Torres
Fotografía por:

 

Si me dieran un peso cada vez que veo una etiqueta presumir de cumplir la Reinheitsgebot, mejor conocida como la ley de pureza alemana, tendría como para comprar dos caguamas y de las grandotas. Y yo también me la creería, si no fuera por mi inclinación natural a cuestionar todo. Evidentemente nunca fui el alumno favorito de mis profesores.

 

Los alemanes presumen mucho de su cultura cervecera y la joya de la corona es la Reinheitsgebot. Esta ley (al menos la original de 1516) restringía los ingredientes que se podían usar en la cerveza a sólo agua, cebada y lúpulo. Los granos malteados eran una tecnología que aún no se desarrollaba y la levadura todavía no era descubierta como la conocemos, por lo que quedaron excluidas. Esto era así porque la comida escaseaba, el trigo y centeno se usaban principalmente para hacer pan y por ello se prohibía su uso en la elaboración de cerveza. Y no fue sino hasta 1918, dándole al clavo a una extraordinaria campaña de branding que vendría después, que se le empezó a llamar Ley de Pureza, la Reinheitsgebot.

 

Como toda ley debería, ésta ha sido actualizada conforme los años para mantenerse vigente a las necesidades y tecnologías conforme se van descubriendo, siendo la más significativa la de 1993 (que es a la que se suele referir cuando se presume de respetar esta ley) la cual permite que las cervezas de fermentación alta  – las que llamamos Ale – puedan ser elaboradas con cualquier grano malteado. Mientras que las lager, el verdadero orgullo alemán, son más restrictivas y sólo permiten el uso de los cuatro ingredientes esenciales: agua, malta de cebada, lúpulo y levadura.

 

La industria cervecera alemana, sobre todo la de lagers de consumo y producción masiva, ha perpetuado la leyenda de que esta ley le da superioridad a sus cervezas, pues les conviene hacerlo por marketing. Y aunque estas limitaciones han funcionado muy bien para definir lo que la cerveza es hoy en día, corta mucho la creatividad que un productor podría tener.

 

Para mantener vivo el mito, en 2013 la asociación cervecera alemana buscó que la UNESCO diera a la Reinheitsgebot el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (algo que he promovido se le dé al disco “Discovery” de Daft Punk) a lo cual la UNESCO respondió que no pretendían reconocer una ley que limitara y diera restricciones. Curiosamente en 2016 se le dio este título a la cultura cervecera de Bélgica, que es por mucho la que menos restricciones le pone a los productores sobre cómo hacer sus cervezas.

 

La Ley de Pureza Alemana es un tema sensible y algunos podrán verla aún con admiración. Yo no y la veo como lo que es, una gran herramienta de marketing actual que está quedándose atrás con las tendencias de hoy en día, y lo digo mientras bebo una deliciosa English Pale Ale con albahaca y yerbabuena que hice recientemente.

 

 

14 de Mayo del 2017

Guía rápida para ser un gran catador de cerveza

El mercado va a ser tu mejor aliado para ello, no es broma.
Redacción por: Eslem Torres
Fotografía por:

¿Recuerdas la escena en Ratatouille cuando el crítico prueba un bocado y se remonta a su infancia? Bueno, ese Efecto Ratatouille, como le decimos algunos, es por el olfato. Es el sentido más antiguo que tenemos y el cual tiene una comunicación directa al cerebro, por eso es tan poderoso.

 

Mientras que nuestras papilas gustativas tienen un límite en la variedad de sabores que pueden percibir (ácido, amargo, dulce, salado y sabroso [umami]) el olfato no se sabe con seguridad la cantidad, por lo que podríamos considerar que hasta el momento son un chingo. Precisamente esto es lo que nos ayuda a ser un buen catador de cerveza (y me atrevería decir que hasta para catar cualquier cosa, pero la cerveza es mi área de expertise, por lo que dejémoslo así), el olfato y la memoria.

 

Cuando uno busca probar cervezas con el fin de evaluar sus características organolépticas lo que en realidad buscamos es esos sabores y aromas a los que nos recuerda. Pero, ¿cómo pretendemos que nos recuerde a algo que no hemos olido aún? Hay que oler, oler de todo, agradable y desagradable, esto es lo que nos da la experiencia y habilidad necesaria para poder ser un gran catador.

 

Mi entrenamiento regular consiste en cada que voy por el supermercado o al mercado de abastos acercarme a los productos que ofrecen y olfatearlos cual sabueso. No recomiendo olfatear personas porque es ligeramente incómodo de explicar a quién estabas oliendo el porqué lo hacías, pero cualquier producto que no te pueda cuestionar es válido. Principalmente y mi recomendación inicial es buscar los siguientes productos.

 

Cereales. La malta de cebada, que es el principal grano con el que se fabrica cerveza, nos da una gama de distintos aromas y sabores que nos recuerdan a pan, miel, caramelos, chocolates, tostados, por lo que oler derivados de estos es útil para distinguir los aromas provenientes de la malta.

 

Frutas y herbolarias. El lúpulo, tan de moda hoy en día, nos suele dar características desde lo fruto-tropical, hasta lo herbal-floral, lo mejor es familiarizarte con frutas y hierbas de olor para que estés filoso en este apartado.

 

Especias. Hay estilos de cerveza que nos recuerdan a especias por sus compuestos que se generan durante la fermentación gracias a su levadura y muchas veces en cantidades pequeñas que cuando tienes un olfato agudo y entrenado te será sencillo reconocerlos.

 

Acetona y vinagre. Estos aromas suelen venir en cervezas fabricadas mal o con contaminaciones, éstas dos son una de las mejores herramientas para detectar producto defectuoso.

 

Y así es como tú, estimado lector, puedes ser un gran catador de cerveza. O puedes, como yo, dejar a un lado la evaluación organoléptica para cervezas más elaboradas y beber, sin preocupación ni esfuerzo, una buena cerveza, la bebida más amigable y democrática que hay.

 

 

  • Huajuco Grill

    Nada como unos ricos tacos de arrachera, salsa calientita y frijoles charros especiales.
    Recomendaciones
    domingo 20 de agosto 2017
    Comida
    Casual
    Holy Cow
    Lo suyo son las hamburguesas pero también venden ensaladas, hotdogs, botanas y más.
    Cena
    Foodtruck
    Zapote Negro Foodtruck
    Cocina internacional, encontrarás salbute yucateco, empanadas horneadas, lasaña, y quesadillas de maíz azul.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •