01 de octubre del 2017

Jaleo y Bezos

Redacción por:

Nos recibieron con mimosa de piña y empezaron a llegar las tapas: endivia con mandarina, queso de cabra y cacahuate, dátil con tocino, conito crujiente con espuma de queso gorgonzola y nuez, aceituna molecular con martini y ralladura de naranja, croqueta de jamón, patatas bravas, pan cristal, que es un pan con costra delgada muy crujiente, con salmón ahumado, huevo revuelto con papitas tostaditas, flauta rellena de tortilla con tomate y aceite de oliva, y para terminar la maravillosa experiencia, torrija con helado de  chocolate y aceite de oliva.

 

Todo me encantó. Mis preferidas:  la endivia y los huevitos revueltos con papitas. Pero en serio que todavía recuerdo ese brunch y me quiero regresar.  ?

 

Al salir estaban estacionadas frente a la puerta dos Suburban negras con vidrios polarizados y hombres sentados en su interior, vestidos de traje impecable, altos y guapos. Era evidente que alguien importante andaba cerca. Pensé que algún político y equis, no le presté mayor atención.

 

Nos sentamos Isa y yo en una mesa afuera a fumarme un cigarrito. De pronto se abren todas las puertas de ambas camionetas al mismito tiempo y de un solo movimiento se bajan todos los guapos. Eran como ocho. Entran al restaurant, salen inmediatamente, se suben a las camionetas y arrancan, dejando atrás a cuatro de ellos que se quedaron sobre la banqueta custodiando la entrada. No pasaron ni tres segundos y llegan otras dos Suburban igualitas. Todo el movimiento no tardó más de 15 segundos.

 

Le digo a Isa: “Isa, Isa, va a llegar alguien interesante, corre prende tu cámara”. Estábamos a dos metros de toda la acción. Yo le pico a la mía para estar lista e Isa me arrebata el cel y me dice: “¡Hay mamáaa, claro que no, qué oso tomar fotos!”. Me quedé 😮 cuando veo llegar a Jeff Bezos, fundador/director de Amazon. El segundo hombre más rico e influyente en el planeta y yo sin celular. ¡Por supuesto me quería tomar fotos con él! Al menos intentarlo. Aparte acababa de ver un documental sobre su vida que me fascinó.

 

Se metió a Jaleo y de pronto todo en paz nuevamente como si no hubiera pasado nada. Claro que Isa atacada de la risa viendo mi “frustración” entre burlona y nerviosa al darse cuenta que efectivamente era Bezos. Yo ya me veía en la foto con él. En fin, oportunidad perdida buuu. ¡WERCA!

 

Regresando de Washington volví a CDMX y resulta que José Andrés también tiene un Jaleo en Campos Eliseos 252 en Polanquito. Tiene la misma decoración y ambientación aunque es chiquito. Si vas caminando te puedes pasar ya que es un chorizo con unos cuatro metros de frente, a lo mucho. Vale la pena visitarlo para probar su concepto aquí en corto en nuestro país.

 

Varios de los platillos que probé en DC los ofrecen igualitos en México, como la aceituna molecular, el jamón ibérico de bellota,  los conitos, el pan cristal relleno, las patatas bravas, arroces. Algunos otros con un twist mexicano muy interesante y único, como tortilla de patatas con flor de calabaza, piquillos en nogada y hoja santa, codornices con mole  y sandía, taco de lengua, croquetas de rabo de toro y un sinfín de delicias. Bastante buen servicio, precios un poco altos pero vale la pena. Abren para comida y cena. Muy recomendado.

 

Hasta la próxima.
#ozk #reseñasgastronomicas

 

 

Reproducido 13 veces.
 
Notas Relacionadas

Charly's Taquitos

Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
1
2
3
4
  • Destacados

  •