03 de enero del 2018

Hambre de poder

Redacción por:

 

Anduve buscando en Netflix algo más relajado que todos los documentales gastronómicos que tengo apuntados para esta columna, pero tampoco tan relajado como esos chick flicks donde dos chefs se enamoran. Hace meses supe que se estrenó “The founder”, la biopic del hombre que vio potencial de franquicia en un pequeño restaurante de California, McDonald’s.

 

Aunque estoy consciente de que la mayoría de los conocedores culinarios aborrecen a esta cadena de comida rápida, la incómoda verdad es que todos hemos probado sus mini hamburguesas y papas. En mi caso, la sucursal de Gómez Morín que ofrece auto servicio las 24 horas ha sido mi salvación más de una vez cuando el hambre ataca de madrugada.

 

Volviendo al filme, lo acabo de terminar de ver hace media hora. Al final descubrí que es más una clase de negocios que una historia de amor por la comida –ya sé que debí saberlo desde antes- pero sigue siendo un fenómeno interesante.

 

Para quien no sepa, los verdaderos creadores de McDonald’s y su innovador sistema de cocina rápida fueron los hermanos Richard y Maurice McDonald. Sin embargo, la historia que se nos cuenta es la del vendedor Ray Kroc (Michael Keaton), quien fascinado por el modelo de fast food, transformó al restaurante en el imperio que conocemos ahora.

 

La película se divide en dos partes y es muy notorio. La primera es la que nos vende el lado cursi, el sueño americano. Transformar un pequeño establecimiento en un negocio gigante con sucursales en todo el país. La segunda es en la que apreciamos el crecimiento, un poco macabro, del personaje principal. La ambición hace su trabajo y se empieza a llevar de encuentro a quienes lo rodean.

 

En esta nota preferiría no dar muchos spoilers. Lo que sí quiero decir es que “The founder” no pierde el ritmo en ningún momento. Por un lado es porque está bien escrita y dirigida. Por otro lado, sería muy complicado hacer una historia tan interesante, aburrida. Puntos extra para Michael Keaton, que obviamente lo iba hacer excelente, pero también para los actores Nick Offerman y John Carroll Lynch como los hermanos McDonald. Laura Dern, como la primera esposa de Ray Kroc, está un poquito desaprovechada.

 

Para terminar, el gran pero que le pongo es lo que  mencioné anteriormente: faltó ver hamburguesas. La vida de Kroc puede ser muy interesante, pero personalmente me quedé con ganas de ver más del McDonald’s retro y un poquito de food porn. Aún así, en los primeros minutos hay varias escenas que fueron suficientes para saber que, antes de que termine la semana, estaré otra vez en la ventanilla del auto servicio recogiendo mi Big Mac.

 

 

Reproducido 18 veces.
 
Notas Relacionadas

Charly's Taquitos

Una barbacoa de pozo fuera de lo común y gran variedad de tacos día y noche.
1
2
3
4
  • Destacados

  •