14 de mayo del 2017

Guía rápida para ser un gran catador de cerveza

El mercado va a ser tu mejor aliado para ello, no es broma.
Redacción por: Eslem Torres

¿Recuerdas la escena en Ratatouille cuando el crítico prueba un bocado y se remonta a su infancia? Bueno, ese Efecto Ratatouille, como le decimos algunos, es por el olfato. Es el sentido más antiguo que tenemos y el cual tiene una comunicación directa al cerebro, por eso es tan poderoso.

 

Mientras que nuestras papilas gustativas tienen un límite en la variedad de sabores que pueden percibir (ácido, amargo, dulce, salado y sabroso [umami]) el olfato no se sabe con seguridad la cantidad, por lo que podríamos considerar que hasta el momento son un chingo. Precisamente esto es lo que nos ayuda a ser un buen catador de cerveza (y me atrevería decir que hasta para catar cualquier cosa, pero la cerveza es mi área de expertise, por lo que dejémoslo así), el olfato y la memoria.

 

Cuando uno busca probar cervezas con el fin de evaluar sus características organolépticas lo que en realidad buscamos es esos sabores y aromas a los que nos recuerda. Pero, ¿cómo pretendemos que nos recuerde a algo que no hemos olido aún? Hay que oler, oler de todo, agradable y desagradable, esto es lo que nos da la experiencia y habilidad necesaria para poder ser un gran catador.

 

Mi entrenamiento regular consiste en cada que voy por el supermercado o al mercado de abastos acercarme a los productos que ofrecen y olfatearlos cual sabueso. No recomiendo olfatear personas porque es ligeramente incómodo de explicar a quién estabas oliendo el porqué lo hacías, pero cualquier producto que no te pueda cuestionar es válido. Principalmente y mi recomendación inicial es buscar los siguientes productos.

 

Cereales. La malta de cebada, que es el principal grano con el que se fabrica cerveza, nos da una gama de distintos aromas y sabores que nos recuerdan a pan, miel, caramelos, chocolates, tostados, por lo que oler derivados de estos es útil para distinguir los aromas provenientes de la malta.

 

Frutas y herbolarias. El lúpulo, tan de moda hoy en día, nos suele dar características desde lo fruto-tropical, hasta lo herbal-floral, lo mejor es familiarizarte con frutas y hierbas de olor para que estés filoso en este apartado.

 

Especias. Hay estilos de cerveza que nos recuerdan a especias por sus compuestos que se generan durante la fermentación gracias a su levadura y muchas veces en cantidades pequeñas que cuando tienes un olfato agudo y entrenado te será sencillo reconocerlos.

 

Acetona y vinagre. Estos aromas suelen venir en cervezas fabricadas mal o con contaminaciones, éstas dos son una de las mejores herramientas para detectar producto defectuoso.

 

Y así es como tú, estimado lector, puedes ser un gran catador de cerveza. O puedes, como yo, dejar a un lado la evaluación organoléptica para cervezas más elaboradas y beber, sin preocupación ni esfuerzo, una buena cerveza, la bebida más amigable y democrática que hay.

 

 

 
Notas Relacionadas
  • La Escondida

    Por su cabrito horneado, gorditas de atropellado y las más de 15 salsas que tiene.
    Recomendaciones
    sábado 23 de septiembre 2017
    Desayuno
    Relax
    Nook
    Prueba los chilaquiles verdes o los waffles con un café especialidad.
    Comida
    Urbana
    Happy Dog
    Sandwiches, burritos, ensaladas, burgers, hotdogs y pizza y más.
  • 1
    2
    3
    4
  • Destacados

  •